El dine­ro exis­te- Anto­nio Alva­rez-Solis

La deci­sión del Gobierno Zapa­te­ro de supri­mir la ayu­da de 460 euros que reci­ben los des­em­plea­dos de lar­ga dura­ción raya en el cri­men. No bas­ta con decir que la medi­da sea injus­ta o inmo­ral. Para muchos ciu­da­da­nos esa supre­sión los deja des­nu­dos en mitad de la calle. Y eso com­por­ta la dene­ga­ción de auxi­lio más ele­men­tal. Por eso hay que hablar de cri­men.

El Sr. Zapa­te­ro, entre­ga­do total­men­te a los pode­res domi­nan­tes, lo que ha demos­tra­do en su reu­nión con las cua­ren­ta empre­sas más impor­tan­tes de Espa­ña, habla con tono heroi­co del aho­rro en gas­to social como si se enfren­ta­se a una nece­si­dad peren­to­ria. Habla inclu­so del máxi­mo sacri­fi­cio de su carre­ra polí­ti­ca, mien­tras no exis­te por su par­te dis­cur­so humano alguno para paci­fi­car a los cien­tos de miles que a par­tir de febre­ro que­da­rán sin ayu­da algu­na para super­vi­vir. Para el Sr. Zapa­te­ro no exis­ten cien­tos de miles de his­to­rias ate­rra­do­ras silen­cia­das sobre un fon­do colo­sal de des­truc­ción, sino un pro­yec­to de ajus­te fis­cal cons­truí­do con teo­rías abs­trac­tas que sola­men­te se tor­nan con­cre­tas cuan­do se tra­ta de sumi­nis­trar ingen­tes can­ti­da­des de dine­ro a los gran­des tibu­ro­nes. Para esos gran­des escua­los se abren las exclu­sas del gene­ro­so apa­ra­to finan­cie­ro del Esta­do bajo la con­si­de­ra­ción de que esos figu­ro­nes, que bas­tar­dean la reali­dad sin temor alguno a los tri­bu­na­les, son los úni­cos seres capa­ci­ta­dos para crear socie­dad y rique­za.

Pero ¿qué socie­dad? ¿qué rique­za? ¿Cómo es posi­ble sos­te­ner, a la vis­ta del horren­do desas­tre, que quie­nes han dila­pi­da­do el esfuer­zo calla­do de vein­te gene­ra­cio­nes, usan­do el dine­ro para crear un poder ini­cuo, son los úni­cos indi­vi­duos a quie­nes cabe entre­gar­les los últi­mos recur­sos de la comu­ni­dad dolien­te e inclu­so las vidas de tan­tos tra­ba­ja­do­res? ¿Es eso socia­lis­mo? Toda­vía hay cán­di­dos, a los que no dis­cul­pa una igno­ran­cia cul­pa­ble, que apo­yan al Sr. Zapa­te­ro por el sim­ple hecho de des­cri­bir­se a si mis­mo como polí­ti­co de masas. Aún exis­ten ciu­da­da­nos que redu­cen su capa­ci­dad de jui­cio sobre la tris­te reali­dad que viven entre votar a unos socia­lis­tas trai­do­res a su his­to­ria ini­cial o a una lla­ma­da dere­cha libe­ral que es sim­ple­men­te la heren­cia con­so­li­da­da del fas­cis­mo más cruel. ¿Es que no pue­den esos millo­nes de seres sin capa­ci­dad de vida dig­na levan­tar­se con­tra la injus­ti­cia bajo la per­ver­ti­da creen­cia de que son momen­tos de difi­cul­tad para la úni­ca polí­ti­ca posi­ble, una polí­ti­ca en don­de el dine­ro ha des­apa­re­ci­do por los reales mane­jos de cua­tro finan­cie­ros que han opta­do por la delin­cuen­cia? Por lo vis­to la razón no es máqui­na que que­pa ya en la cabe­za del para­do o del tra­ba­ja­dor que male­xis­te en un inven­ta­do esce­na­rio de men­da­ci­da­des.

Hay algo que debe ser dicho con abso­lu­ta cla­ri­dad. El dine­ro no se ha eva­po­ra­do; exis­te. Habla­mos del dine­ro real, no ese dine­ro ima­gi­na­rio que se mane­ja con impu­di­cia en los pape­les esta­ta­les o en las memo­rias de los gran­des orga­nis­mos inter­na­cio­na­les. Sola­men­te hay que bus­car­lo empa­pa­do en los san­grien­tos gas­tos de la gue­rra, en las tran­sac­cio­nes indig­nas, en la edi­fi­ca­ción de gran­de­zas repro­ba­bles, en la fabri­ca­ción de arro­gan­cias puni­bles, en el robo con vio­len­cia des­de las ins­ti­tu­cio­nes… En todas esas redes está pre­so el dine­ro nece­sa­rio para una ense­ñan­za efi­caz y moral, para el fun­cio­na­mien­to de una sani­dad sen­si­ble, para la edi­fi­ca­ción de vivien­das dig­nas, para la pro­duc­ción de cosas que den vida a una eco­no­mía autén­ti­ca­men­te social y que no sir­van sólo para el lujo estú­pi­do de las mino­rías hue­cas o para la crea­ción de facha­das per­ver­sas o el sos­te­ni­mien­to de ejér­ci­tos que crean el vicio luju­rio­so de la gue­rra… El dine­ro exis­te, pero hay que libe­rar­lo de los depre­da­do­res ‑entre ellos los esta­dos- median­te una gran polí­ti­ca de con­ver­sión de la socie­dad. Es hora de los gran­des esta­dis­tas que se enfren­ten a los pode­ro­sos en cor­so que han edi­fi­ca­do mar­cos estú­pi­da­men­te majes­tuo­sos para alo­jar su peque­ñez.

El dine­ro exis­te y no hace fal­ta que vuel­va a fun­cio­nar la fabri­ca­ción de mone­da para reabrir con una cier­ta y pasa­je­ra segu­ri­dad rega­tos de aguas tur­bias. El dine­ro exis­te, Sr. Zapa­te­ro. Sólo hace fal­ta mane­jar con rigor la herra­mien­ta pre­su­pues­ta­ria. Ahí debe expre­sar­se la revo­lu­ción socia­lis­ta. Pre­gun­te usted al Sr. Rubal­ca­ba, por ejem­plo, por don­de se escu­rrió mucho dine­ro en tiem­pos de la infiel gober­na­ción del Sr. Gon­zá­lez. Pre­gun­te usted a su minis­tra de Hacien­da qué secre­tos guar­da la caja públi­ca que mane­ja­ron socia­lis­tas y «popu­la­res». Pre­gun­te y pro­ce­da en con­se­cuen­cia. Pero usted no hará esa polí­ti­ca de esta­dis­ta digno y ejem­plar.

El dine­ro de la socie­dad aún exis­te sin nece­si­dad de arrui­nar aún más a la ciu­da­da­nía hon­ra­da. Sólo está mal gas­ta­do. Aho­ra se hará un nue­vo tras­pa­so de ese dine­ro al selec­to gru­po de manos res­pon­sa­bles de la colo­sal mal­ver­sa­ción vivi­mos. Y se pro­te­ge­rá la sus­trac­ción dicien­do de nue­vo que nada es tan efi­caz como lo pri­va­do mien­tras se des­tru­ye lo públi­co y colec­ti­vo que una ciu­da­da­nía ultra­ja­da cons­tru­yó con dolor y tra­ba­jo. «Acei­tu­ne­ros de Jaén/​decid­me en el alma ¿quién?/ ¿quién levan­tó esos oli­vos?». Y aho­ra hon­ran y hacen suyo a Miguel Her­nán­dez, poe­ta del pue­blo derro­ta­do ¡Es el Sis­te­ma, sim­ples, es el Sis­te­ma! No bus­que­mos erro­res corre­gi­bles en un puña­do dedi­ca­do a la pira­te­ría, por­que el Sis­te­ma es el ámbi­to soma­lí de quie­nes pre­di­can sus tuer­tas excel­si­tu­des en la tor­ci­da crea­ción de rique­za.

El dine­ro exis­te y no hay que orde­ñar a las masas para que, median­do men­ti­ra o vio­len­cia, segre­guen su últi­mo jugo.

Aho­ra se anun­cia un nue­vo asal­to a la caja fami­liar median­te la per­ver­sa invi­ta­ción a los tra­ba­ja­do­res para que entre­guen su aho­rro pos­tre­ro a los fon­dos de pen­sio­nes o de inver­sión para ase­gu­rar su futu­ro tras la jubi­la­ción. Habrá que com­prar Deu­da del Esta­do mien­tras la can­ci­ller ale­ma­na insi­núa ya que la Deu­da habrá de reci­bir el tra­ta­mien­to de las accio­nes mer­can­ti­les, que gene­ran ingre­sos cuan­do las cosas fun­cio­nan en las empre­sas par­ti­ci­pa­das y se refu­gian en la sus­pen­sión de pagos o en la quie­bra cuan­do el mer­ca­do les vuel­ve la espal­da. Ahí hoci­ca­rá en unos años la sagra­da Deu­da esta­tal, con lo que la últi­ma con­fian­za en el Esta­do se eva­po­ra­rá en un mun­do de mafias reves­ti­das de solem­ni­dad sacral por los lla­ma­dos exper­tos que han ven­di­do su alma al poder que recría su simien­te al mar­gen de la liber­tad y la demo­cra­cia. ¡Entre­guen lo que les que­da los ciu­da­da­nos, por­que sólo con un apa­ra­to finan­cie­ro sobre­ali­men­ta­do des­de el pese­bre públi­co podrá la vida resul­tar vivi­ble! Reme­dio per­ver­so.

Por­que repi­to que se tra­ta del Sis­te­ma. No le démos vuel­tas. El Dia­blo nació cuan­do los gran­des pode­res con­vir­tie­ron la vida huma­na en un infierno. Quié­ran­lo o no espe­ra a la huma­ni­dad un resur­gir modes­to y equi­li­bra­do en la igual­dad y el sen­ti­do social, sin cum­bres, pero sin valles.

En ese mar­co lo pri­va­do habrá de subor­di­nar­se a lo social. Cada nación habrá de hacer­se car­go de si mis­ma y en esa socie­dad será impo­si­ble que sur­ja la genial y jocun­da galle­ga que ha regis­tra­do nota­rial­men­te la pro­pie­dad del Sol.

Hay que libe­rar las ener­gías, el sue­lo, las finan­zas cau­ti­vas, la cul­tu­ra y la ense­ñan­za, la sani­dad buro­cra­ti­za­da, los sec­to­res estra­té­gi­cos, la polí­ti­ca ama­ni­lla­da en los par­la­men­tos, la paz fácil, la igual­dad del gran mono des­nu­do, la amis­tad fér­til, la con­fian­za mutua… Hay que prio­ri­zar las uto­pías popu­la­res, por­que el dine­ro no es una fabri­ca­ción bol­sis­ta, sino eso que se suda en silen­cio cada día. Lo dijo Miguel Her­nán­dez antes que el Sis­te­ma comer­cia­li­za­se sus «Nanas de la cebo­lla».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *