IZCA entre­vis­ta a Askapena

Aska­pe­na

El fin de sema­na del 17 al 20 de febre­ro tuvi­mos oca­sión en Madrid de cono­cer de pri­me­ra mano las voces de algu­nos mili­tan­tes [email protected], en unas jor­na­das orga­ni­za­das por dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes y colec­ti­vos madri­le­ños en el mar­co de la V Sema­na Inter­na­cio­nal de Soli­da­ri­dad con Eus­kal Herria. Entre ellas, tuvi­mos opor­tu­ni­dad de escu­char a varios com­pa­ñe­ros de Aska­pe­na (orga­nis­mo de soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta), y hemos que­ri­do pro­fun­di­zar con ellos sobre cier­tas cues­tio­nes que sur­gie­ron a lo lar­go de las dife­ren­tes char­las y encuentros. 

1‑Te pro­po­ne­mos comen­zar con una bre­ve pre­sen­ta­ción de Aska­pe­na, orga­ni­za­ción de soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta. ¿Cómo entien­de Aska­pe­na la prác­ti­ca del internacionalismo? 

Aska­pe­na entien­de el inter­na­cio­na­lis­mo como una prác­ti­ca emi­nen­te­men­te polí­ti­ca de soli­da­ri­dad entre los pue­blos tra­ba­ja­do­res. Enten­de­mos la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta como una nece­si­dad que pro­vie­ne de un inte­rés común a los pue­blos y sec­to­res popu­la­res de unir­se en la lucha con­tra el sis­te­ma capi­ta­lis­ta impe­ria­lis­ta. Des­de el res­pe­to de las dife­ren­cias cul­tu­ra­les e idio­sin­crá­si­cas que exis­ten entre los pue­blos, la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta tie­ne como obje­ti­vo el apo­yo, for­ta­le­ci­mien­to y apren­di­za­je mutuo, de ida y vuel­ta, entre los y las que se enfren­tan al sis­te­ma de domi­na­ción vigen­te. Al enfren­tar­nos a un enemi­go común, la libe­ra­ción de cual­quier pue­blo tra­ba­ja­dor se tor­na un ele­men­to que reper­cu­te obje­ti­va­men­te y favo­ra­ble­men­te en el pro­ce­so de libe­ra­ción de los otros pue­blos. En ese sen­ti­do, para­le­la­men­te a un tra­ba­jo de soli­da­ri­dad con los pue­blos en lucha, Aska­pe­na, como par­te del MLNV, está com­pro­me­ti­da con el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social del pue­blo vas­co. Con­se­guir nues­tro obje­ti­vo estra­té­gi­co, un esta­do socia­lis­ta e inter­na­cio­na­lis­ta para las sie­tes pro­vin­cias vas­cas, será el mayor apor­te soli­da­rio del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co a los otros pue­blos en lucha. Pero por otro lado, este obje­ti­vo no será alcan­za­ble sin gozar de un fir­me apo­yo inter­na­cio­na­lis­ta que acom­pa­ñe, enri­quez­ca y blin­de nues­tro pro­ce­so de liberación.

2‑La Izquier­da Aber­tza­le se haya inmer­sa en un pro­ce­so de impul­so de lo que vie­ne a lla­mar­se un pro­ce­so demo­crá­ti­co. ¿En qué con­sis­te dicho pro­ce­so democrático? 

El pro­ce­so demo­crá­ti­co es el prin­ci­pal ins­tru­men­to polí­ti­co de cam­bio para Eus­kal Herria pro­pues­to uni­la­te­ral­men­te por la Izquier­da Aber­tza­le tras un lar­go e his­tó­ri­co deba­te en su seno. Su obje­ti­vo es el de cons­truir un mar­co demo­crá­ti­co median­te el cual se pue­da dar una solu­ción jus­ta y dura­de­ra a los dos prin­ci­pa­les ejes del con­flic­to: la auto­de­ter­mi­na­ción y la terri­to­ria­li­dad. Para ello, la Izquier­da Aber­tza­le apues­ta por un nue­vo mode­lo de con­fron­ta­ción en el que la vio­len­cia polí­ti­ca no tie­ne cabi­da. En este sen­ti­do, al pasar de una estra­te­gia poli­ti­co-mili­tar a una exclu­si­va­men­te polí­ti­ca, las úni­cas for­mas de inter­ven­ción polí­ti­ca defen­di­das son la lucha de masas, la lucha ins­ti­tu­cio­nal y la lucha ideo­ló­gi­ca, faci­li­tan­do de esta mane­ra la acu­mu­la­ción de fuer­zas a favor del cam­bio y lle­van­do la con­fron­ta­ción al terreno don­de los Esta­dos son más débi­les: el terreno polí­ti­co. La modi­fi­ca­ción de la corre­la­ción de fuer­zas median­te la uti­li­za­ción de vías y medios exclu­si­va­men­te polí­ti­cos y demo­crá­ti­cos y la bús­que­da del apo­yo inter­na­cio­nal son los ins­tru­men­tos que, jun­to al apo­yo popu­lar, per­mi­ti­rán y garan­ti­za­rán que el pro­ce­so avan­ce fir­me­men­te y de for­ma irre­ver­si­ble, por un lado, hacia la des­ac­ti­va­ción de las medi­das de excep­ción, por otro, hacia la posi­bi­li­dad de defen­der y mate­ria­li­zar, en igual­dad de con­di­cio­nes, cual­quier pro­yec­to polí­ti­co inclui­do el inde­pen­den­tis­ta y final­men­te serán los úni­cos garan­tes de la con­se­cu­ción de un mar­co que mate­ria­li­ce juri­di­co-polí­ti­ca­men­te lo acor­da­do acer­ca de la terri­to­ria­li­dad y el dere­cho a deci­dir del pue­blo vas­co. Por lo tan­to con demo­crá­ti­co se quie­re sub­ra­yar que tan­to los medios uti­li­za­dos (ausen­cia total de vio­len­cia), el motor (el movi­mien­to popu­lar), los obje­ti­vos (un mar­co en el que la últi­ma pala­bra la ten­ga el pue­blo vas­co), y el garan­te (la ciu­da­da­nía vas­ca) res­pon­den a cri­te­rios escru­pu­lo­sa­men­te demo­crá­ti­cos. Por otro lado, con pro­ce­so se quie­re expli­ci­tar la dimen­sión tem­po­ral y acu­mu­la­ti­va de esta nue­va estra­te­gia de reso­lu­ción del con­flic­to en la que cada vic­to­ria en la recu­pe­ra­ción de dere­chos fun­da­men­ta­les (indi­vi­dua­les y colec­ti­vos), aun­que par­cial, impli­ca un for­ta­le­ci­mien­to y avan­ce irre­ver­si­ble hacia la supera­ción del con­flic­to en su totalidad.

3– El con­jun­to de la base de la Izquier­da Aber­tza­le lle­gó al acuer­do que se plas­mó en el docu­men­to Zutik Eus­kal Herria tras un deba­te de valo­ra­ción de la tra­yec­to­ria de los últi­mos 30 años y de aná­li­sis de las con­di­cio­nes actua­les. ¿Cuál es esa valo­ra­ción a gran­des ras­gos sobre la tra­yec­to­ria de los últi­mos 30 años así como de las con­di­cio­nes actua­les? ¿Qué rela­ción tie­ne ese aná­li­sis con la deci­sión toma­da de impul­sar el pro­ce­so democrático? 

Este es un pun­to cla­ve en el que nos tene­mos que dete­ner si que­re­mos enten­der cabal­men­te el carác­ter inno­va­dor y la via­bi­li­dad estra­té­gi­ca de la pro­pues­ta que la Izquier­da Aber­tza­le reco­ge, tras un lar­go deba­te, en el docu­men­to Zutik Eus­kal Herria. Tenien­do en cuen­ta el carác­ter estra­té­gi­co de la refle­xión, la Izquier­da Aber­tza­le vio la nece­si­dad de lle­var a cabo una lec­tu­ra crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca de su tra­yec­to­ria com­bi­na­da con el aná­li­sis de los dife­ren­tes acto­res en jue­go y de sus res­pec­ti­vas estra­te­gias e intere­ses, con el fin de poder visua­li­zar la evo­lu­ción en la corre­la­ción de fuer­zas que se dio en los últi­mos 50 años de lucha. Me limi­ta­ré aquí a tras­la­dar los pun­tos cla­ve acer­ca de la fase his­tó­ri­ca que se ini­cia con la famo­sa y mal lla­ma­da “tran­si­ción demo­crá­ti­ca” agre­gan­do cier­tos aspec­tos, que aun­que no plan­tea­dos tal cual en el deba­te, faci­li­ta­rán la com­pren­sión de los y las lec­to­ras menos fami­lia­ri­za­das con la his­to­ria recien­te de Eus­kal Herria. En la déca­da de los 70 empe­zó a res­que­bra­jar­se el edi­fi­cio fas­cis­ta espa­ñol al agu­di­zar­se las con­tra­dic­cio­nes que venía sufrien­do, a lo lar­go de los sesen­ta, su blo­que domi­nan­te debi­do los evi­den­tes pro­ble­mas que tenía en su inser­ción eco­nó­mi­ca a nivel euro­peo. Este ende­ble mar­co socio­eco­nó­mi­co, las cons­tan­tes movi­li­za­cio­nes obre­ras y popu­la­res, el incre­men­to de las accio­nes arma­das con­tra el régi­men fas­cis­ta (aten­ta­do que cau­sa la muer­te de Carre­ro Blan­co, ele­gi­do suce­sor del dic­ta­dor Fran­co) jun­to a la pre­sión inter­na­cio­nal de denun­cia del terro­ris­mo de Esta­do fue­ron fac­to­res que obli­ga­ron a la cla­se domi­nan­te espa­ño­la, tras la muer­te del dic­ta­dor, a refor­mu­lar su pro­yec­to de domi­na­ción dan­do paso así a la mal lla­ma­da Tran­si­ción demo­crá­ti­ca. Con la incal­cu­la­ble ayu­da de las bur­gue­sías peri­fé­ri­cas (vas­ca y cata­la­na), del sin­di­ca­lis­mo buro­crá­ti­co y de la izquier­da refor­mis­ta, la oli­gar­quía finan­cie­ra espa­ño­la apos­tó por un mode­lo de domi­na­ción monár­qui­co cons­ti­tu­cio­nal par­la­men­ta­rio (recha­za­do en ple­bis­ci­to en tie­rras vas­cas) que ade­más de apun­ta­lar al sis­te­ma capi­ta­lis­ta en su refor­mu­la­ción neo­li­be­ral (pac­to de la Mon­cloa), supe­di­ta­ba cons­ti­tu­cio­nal­men­te la sal­va­guar­da de la sacro­san­ta uni­dad de Espa­ña a la inter­ven­ción de las fuer­zas arma­das. Asi­mis­mo, la com­po­si­ción del apa­ra­to esta­tal (judi­cial, poli­cial, mili­tar, buro­crá­ti­co) y de las ins­ti­tu­cio­nes civi­les (Igle­sia, medios de comu­ni­ca­ción) fue mar­ca­da por un cla­ro con­ti­nuis­mo con el régi­men fas­cis­ta al no exi­gir­se nin­gún tipo de res­pon­sa­bi­li­da­des ni cele­brar­se jui­cio alguno en con­tra de los geno­ci­das y cóm­pli­ces. Final­men­te, esta refor­mu­la­ción del mode­lo de domi­na­ción que­da­ba defi­ni­ti­va­men­te sella­da al colo­car­se bajo la tute­la de un rey edu­ca­do y nom­bra­do por Fran­co, con­vir­tien­do a esta supues­ta Tran­si­ción demo­crá­ti­ca en un ale­vo­so ejem­plo de gato­par­dis­mo polí­ti­co. Úni­ca fuer­za socio­po­lí­ti­ca en denun­ciar esta ope­ra­ción cos­mé­ti­ca y en apos­tar por una ver­da­de­ra rup­tu­ra demo­crá­ti­ca con el régi­men ante­rior, es decir por un nue­vo mar­co que reco­no­cie­ra los dere­chos nacio­na­les y socia­les del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co, el MLNV siguió ade­lan­te en todos sus fren­tes demos­tran­do a tra­vés de su com­pro­mi­so mili­tan­te los lími­tes estruc­tu­ra­les del mode­lo auto­nó­mi­co que ema­na­ba de dicha cons­ti­tu­ción. En efec­to, denun­ciar el carác­ter estra­té­gi­co de este nue­vo pro­yec­to de domi­na­ción que bus­ca­ba la dilu­ción del carác­ter dife­ren­cial de las nacio­nes opri­mi­das (Eus­kal Herria, Cata­lun­ya, Gali­cia) en una nue­va divi­sión polí­ti­co – terri­to­rial de des­cen­tra­li­za­ción mera­men­te admi­nis­tra­ti­va (las Comu­ni­da­des Autó­no­mas) se vol­vió cen­tral para todas la orga­ni­za­cio­nes popu­la­res (sin­di­cal, juve­nil, femi­nis­ta, inter­na­cio­na­lis­ta, eco­lo­gis­ta, etc.) que con­for­man a la MLNV. A pesar del terro­ris­mo de Esta­do (GAL) imple­men­ta­do por el PSOE en los años 80 y del cons­tan­te cer­co poli­cial, judi­cial e ideo­ló­gi­co en los 90, la Izquier­da Aber­tza­le logró afian­zar su posi­ción a nivel polí­ti­co y terri­to­rial (en las sie­tes pro­vin­cias vas­cas), logran­do así, a fina­les del siglo XX (Liza­rra Gara­zi), dejar en evi­den­cia la ver­da­de­ra pola­ri­za­ción en jue­go. Así es como el mode­lo auto­nó­mi­co per­día res­pal­do como mar­co per­ti­nen­te para resol­ver los pro­ble­mas nacio­na­les y socia­les dejan­do al plan­tea­mien­to rup­tu­ris­ta sobe­ra­nis­ta defen­di­do por la Izquier­da Aber­tza­le como úni­ca opción via­ble fren­te al unio­nis­mo espa­ño­lis­ta. Sin embar­go, duran­te la pri­me­ra déca­da este siglo, la Izquier­da Aber­tza­le, aco­rra­la­da por una ofen­si­va judi­cial sin pre­ce­den­te que tenía en la figu­ra del juez Bal­ta­sar Garzón1 uno de sus máxi­mos ins­ti­ga­do­res, no pudo ni supo ofre­cer una estra­te­gia efi­caz para mate­ria­li­zar las con­di­cio­nes exis­ten­tes favo­ra­bles al cam­bio polí­ti­co y a la reso­lu­ción del con­flic­to en tér­mi­nos demo­crá­ti­cos. En efec­to, el Esta­do espa­ñol cons­cien­te de su derro­ta polí­ti­ca, con la insal­va­ble cola­bo­ra­ción de un PNV ate­mo­ri­za­do por per­der sus cuo­tas de poder en un pro­ce­so reso­lu­ti­vo, dio una vuel­ta de tuer­ca más a su ofen­si­va repre­si­va gol­pean­do e ile­ga­li­zan­do a las orga­ni­za­cio­nes de masas de la Izquier­da Aber­tza­le (juve­ni­les, anti-repre­si­vas, etc.), a su orga­ni­za­ción polí­ti­co ins­ti­tu­cio­nal (Bata­su­na, con un res­pal­do elec­to­ral que osci­la entre el 12 y 18%), dete­nien­do y tor­tu­ran­do sis­te­má­ti­ca­men­te a cua­dros y mili­tan­tes popu­la­res (en la actua­li­dad hay más de 750 pre­sas y pre­sos polí­ti­cos), y cer­ce­nan­do sin tapu­jos los dere­chos de reu­nión, mani­fes­ta­ción y expre­sión, todos ellos com­po­nen­tes supues­ta­men­te medu­la­res de la demo­cra­cia for­mal burguesa2. A pesar de este con­tex­to repre­si­vo, la exis­ten­cia cada vez más níti­da de una masa crí­ti­ca a favor del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción; la debi­li­dad polí­ti­ca, que no mili­tar, del Esta­do español3; la per­di­da de poder del PNV al salir del gobierno de Gas­teiz, la expe­rien­cia y con­fian­za polí­ti­ca adqui­ri­das por la Izquier­da Aber­tza­le en los suce­si­vos pro­ce­sos de nego­cia­ción (Argel, Liza­rra Gara­zi, Loyo­la), la cri­sis eco­nó­mi­ca que azo­ta Euro­pa; la pre­sen­cia del ejer­ci­cio del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción en la agen­da euro­pea (Esco­cia, Groen­lan­dia, etc.), fue­ron algu­nos de los fac­to­res que lle­va­ron a la diri­gen­cia y base de la Izquier­da Aber­tza­le a rea­li­zar este inten­so y auto­crí­ti­co deba­te que cul­mi­nó con su nue­va pro­pues­ta estra­té­gi­ca. Con Zutik Eus­kal Herria se pre­ten­día (y se ha logra­do) reto­mar la ini­cia­ti­va polí­ti­ca, y supe­rar de esta for­ma una situa­ción enquis­ta­da, de blo­queo polí­ti­co en la que la Izquier­da Aber­tza­le, en una posi­ción ten­den­cial­men­te resis­ten­cia­lis­ta, había esta­do sumer­gi­da en la últi­ma déca­da. Las con­di­cio­nes obje­ti­vas esta­ban reu­ni­das, el ago­ta­mien­to del ciclo auto­nó­mi­co evi­den­te, pero fal­ta­ba una herra­mien­ta efi­caz para actua­li­zar esa poten­cia­li­dad. A ese defi­cien­cia vino a dar una repues­ta el pro­ce­so democrático.

4‑Comentaste que uno de los obje­ti­vos del pro­ce­so demo­crá­ti­co es el de faci­li­tar la acu­mu­la­ción de fuer­zas a favor del cam­bio. ¿En que medi­da se está logran­do este pro­pó­si­to? ¿Qué papel jue­ga la I.A. en este nue­vo esce­na­rio de acu­mu­la­ción de fuerzas? 

Se están crean­do siner­gias en dife­ren­tes ámbi­tos de tra­ba­jo y entre dife­ren­tes fami­lias polí­ti­cas que eran impen­sa­bles hace un par de años. En el ámbi­to labo­ral, la mayo­ría sin­di­cal vas­ca (ELA, LAB, STEE-EILAS, EHNE, Hiru) ade­más de impul­sar tres exi­to­sas huel­ga gene­ra­les para con­tra­rres­tar la ofen­si­va del capi­tal que esta­mos pade­cien­do, está tra­ba­jan­do en con­jun­to una alter­na­ti­va, plas­ma­da en el lla­ma­do Decá­lo­go con­tra la cri­sis, don­de se arti­cu­lan con­cre­ta­men­te las nece­si­da­des de cam­bio social y polí­ti­co. Por otro lado, con el Acuer­do de Ger­ni­ka fir­ma­do en sep­tiem­bre y que recien­te­men­te reci­bió nue­vas adhe­sio­nes (inclui­da la de Aska­pe­na), esta­mos fren­te a uno de los acuer­dos más impor­tan­te al haber logra­do reu­nir a casi todo el arco social y polí­ti­co pro­gre­sis­ta de Eus­kal Herria sobre una bases fir­mes de reso­lu­ción del con­flic­to de for­ma inte­gral y escru­pu­lo­sa­men­te demo­crá­ti­ca. Des­de el ámbi­to polí­ti­co-par­ti­da­rio se logra­ron dos acuer­dos cla­ves. Por un lado, la Izquier­da Aber­tza­le jun­to a EA acor­da­ron un docu­men­to estra­té­gi­co, Lor­tu arte, sobre la cons­truc­ción de un Esta­do para Eus­kal Herria. Por otro, estos mis­mo par­ti­dos jun­to a Alter­na­ti­ba acor­da­ron otro docu­men­to, Eus­kal Herria ezke­rre­tik, en el que se esta­ble­ce una alter­na­ti­va socio-eco­nó­mi­ca para nues­tro pue­blo. Final­men­te, hay que sub­ra­yar la exis­ten­cia de nue­vas ini­cia­ti­vas plu­ra­les como son Inde­pen­den­tis­tak y el Movi­mien­to por los Dere­chos Civi­les que impul­sa­ron entre otras cosas y res­pec­ti­va­men­te, masi­vas movi­li­za­cio­nes en el Abe­rri egu­na (Día de la patria) y en repues­ta a la con­cul­ca­ción de dere­chos fun­da­men­ta­les que segui­mos pade­cien­do. Este nue­vo esce­na­rio, no sola­men­te ha sido posi­bi­li­ta­do por la apues­ta uni­la­te­ral de la Izquier­da Aber­tza­le de cam­bio en su estra­te­gia polí­ti­ca, sino que ade­más es este espec­tro polí­ti­co el que prin­ci­pal­men­te enri­que­ce y empu­ja este pro­ce­so median­te su gran capa­ci­dad y com­pro­mi­so militante.

5-¿Cuáles son las prin­ci­pa­les con­tra­dic­cio­nes que ha gene­ra­do la deci­sión uni­la­te­ral toma­da por la IA en el con­jun­to del pano­ra­ma polí­ti­co vasco? 

Ha pro­vo­ca­do sin duda algu­na un ver­da­de­ro terre­mo­to polí­ti­co. Al reto­mar la ini­cia­ti­va polí­ti­ca y al apos­tar por vías exclu­si­va­men­te demo­crá­ti­cas recha­zan­do cual­quier inje­ren­cia vio­len­ta en el nue­vo esce­na­rio abier­to, la Izquier­da Aber­tza­le obli­gó al res­to de los agen­tes en jue­go a posi­cio­nar­se explí­ci­ta­men­te en tér­mi­nos ver­da­de­ra­men­te polí­ti­cos, a retra­tar­se, sin poder escon­der­se más tras los sem­pi­ter­nos argu­men­tos supues­ta­men­te paci­fis­ti­co-demo­crá­ti­cos. Des­pués de pasa­do un año de la pre­sen­ta­ción públi­ca de Zutik Eus­kal Herria, de múl­ti­ples pro­nun­cia­mien­tos recha­zan­do el uso de la vio­len­cia, de la deci­sión de ETA de decla­rar un alto al fue­go uni­la­te­ral, gene­ral y veri­fi­ca­ble como se lo exi­gía tan­to los fir­man­tes del Acuer­do de Ger­ni­ka como impor­tan­tes agen­tes inter­na­cio­na­les com­pro­me­ti­dos con la reso­lu­ción demo­crá­ti­ca del con­flic­to en la Decla­ra­ción de Bru­se­las, de la pre­sen­ta­ción de un nue­vo par­ti­do Sor­tu cuyos esta­tu­tos cum­plen los requi­si­tos de la anti­de­mo­crá­ti­ca ley de par­ti­dos, los par­ti­dos defen­so­res del sta­tu­to quo, par­ti­cu­lar­men­te el PSE y el PNV, no pue­den sos­te­ner por más tiem­po el dis­cur­so según el cual “no ha cam­bia­do nada”. En reali­dad han pasa­do tan­tas cosas que se des­ta­pan en el PSE ten­sio­nes, por un lado, a nivel interno y, por otro, con la eje­cu­ti­va de Madrid. Por su par­te, el PNV ya debi­li­ta­do por su inca­pa­ci­dad a inci­dir polí­ti­ca­men­te estan­do fue­ra de las ins­ti­tu­cio­nes, se ve inca­paz de ges­tio­nar está nue­va situa­ción don­de ve peli­grar su hege­mo­nía nacio­na­lis­ta y su dis­cur­so de supues­to baluar­te del “nacio­na­lis­mo demo­crá­ti­co” fren­te el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo espa­ño­lis­ta y el radi­ca­lis­mo inde­pen­den­tis­ta. Por otro lado, EA e IU han sufri­do sen­das esci­sio­nes dan­do naci­mien­to a dos nue­vos par­ti­dos: Alter­na­ti­ba que reagru­pa los sec­to­res pro­ve­nien­tes de IU más pro­pi­cios al diá­lo­go y al cam­bio socio polí­ti­co en Eus­kal Herria y Hamai­ka­bat par­ti­do que reúne la línea más dere­chis­ta de EA. Final­men­te, a Ara­lar al ser lite­ral­men­te des­pla­za­do del poco espa­cio que había logra­do obte­ner los últi­mos años apro­ve­chán­do­se de la ile­ga­li­za­ción de la Izquier­da Aber­tza­le, le aga­rró un vér­ti­go exis­ten­cial tal como lo demues­tra algu­nas decla­ra­cio­nes (pidien­do más pasos a la IA) y sobre todo el bochor­no­so epi­so­dio que pro­ta­go­ni­zó en Nafa­rroa ali­neán­do­se con el PNV y boi­co­tean­do de esta for­ma la posi­bi­li­dad de crear un espa­cio de izquier­das y aber­tza­le capaz de des­ban­car a la dere­cha espa­ño­lis­ta en Nafa­rroa (lle­gan­do a expul­sar a EA de Nafa­rroa bai por sus acuer­dos estra­té­gi­cos con la IA). Como se pue­de ver, el nue­vo pano­ra­ma polí­ti­co vas­co al estar mar­ca­do por la nece­si­dad de posi­cio­nar­se en tér­mi­nos polí­ti­cos (y no retó­ri­cos), cla­ros y con­tun­den­tes sobre los ver­da­de­ros pará­me­tros del con­flic­to, ace­le­ra el desa­rro­llo de las con­tra­dic­cio­nes pre­exis­ten­tes ofre­cién­do­nos un esce­na­rio cla­ri­fi­ca­dor en el que dos polos se están ten­den­cial­men­te mate­ria­li­zan­do: uno a favor de la reso­lu­ción demo­crá­ti­ca del con­flic­to y otro que apues­ta por un segun­do frau­de esta­tu­ta­rio cuan­do no por el retorno a un cen­tra­lis­mo auto­ri­ta­rio y chauvinista.

6-¿Qué papel va a adop­tar Aska­pe­na a la hora de con­tri­buir al pro­ce­so demo­crá­ti­co? ¿Cuál es el papel que pue­den jugar los apo­yos inter­na­cio­na­les en la reso­lu­ción del con­flic­to y en su supera­ción en cla­ve polí­ti­ca y democrática? 

Aska­pe­na, a pesar de la reda­da que sufrió en sep­tiem­bre del 2010, sigue com­pro­me­ti­da en la cons­truc­ción de una Eus­kal Herria inter­na­cio­na­lis­ta y en su tra­ba­jo de fomen­tar la soli­da­ri­dad hacia nues­tro pue­blo. En este sen­ti­do, Aska­pe­na va a seguir empu­jan­do y ali­men­tan­do la red de soli­da­ri­dad que ya exis­te a lo lar­go y ancho del mun­do a favor de nues­tro pro­ce­so de libe­ra­ción en la que el tra­ba­jo de los EHL (Eus­kal Herria­ren Lagu­nak-Ami­gos y ami­gas del pue­blo vas­co) des­ta­ca par­ti­cu­lar­men­te por su com­pro­mi­so y cons­tan­cia. Esta línea de tra­ba­jo es sin duda algu­na cla­ve ya que en el nue­vo esce­na­rio abier­to los Esta­dos fran­cés y espa­ñol siguen man­te­nien­do una polí­ti­ca repre­si­va, negan­do la dimen­sión polí­ti­ca del con­flic­to. Es fun­da­men­tal por lo tan­to que agen­tes tan­to a nivel ins­ti­tu­cio­nal como popu­lar pre­sio­nen a sus res­pec­ti­vos gobier­nos y a los gobier­nos fran­cés y espa­ñol para que se impli­quen posi­ti­va­men­te en una reso­lu­ción demo­crá­ti­ca del con­flic­to. Final­men­te, cabe sub­ra­yar que Aska­pe­na está com­pro­me­ti­da con el tra­ba­jo de acu­mu­la­ción de fuer­zas en Eus­kal Herria y en ese sen­ti­do es una de las nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes popu­la­res fir­man­tes del Acuer­do de Gernika.

7-¿Cómo valo­ra Aska­pe­na el papel de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta entre los pue­blos bajo juris­dic­ción del esta­do espa­ñol? ¿Qué papel pue­de jugar en ese pro­ce­so vas­co de acu­mu­la­ción de fuer­zas la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta entre los pue­blos bajo juris­dic­ción del esta­do español? 

Cree­mos que des­pués de años de des­en­cuen­tros, de des­con­fian­za mutua, debi­do a erro­res com­par­ti­dos a la hora de plan­tear un tra­ba­jo con­jun­to, se están crean­do unas siner­gias muy posi­ti­vas. El hecho de haber teni­do con Ini­cia­ti­va Inter­na­cio­na­lis­ta una can­di­da­tu­ra común para las últi­mas elec­cio­nes euro­peas no es más que la tras­la­ción a nivel polí­ti­co ins­ti­tu­cio­nal de un lar­go tra­ba­jo de recom­po­si­ción de lazos de con­fian­za en base a un tra­ba­jo común des­de aba­jo. Toda­vía nos que­da mucho tra­ba­jo que hacer pero, evi­den­te­men­te, al estar some­ti­dos al mis­mo Esta­do capi­ta­lis­ta que nie­ga nues­tro carác­ter nacio­nal tene­mos que seguir en esa línea. Eso si, des­de el res­pe­to de los tiem­pos y prio­ri­da­des que cada pue­blo tie­ne en tan­to que mar­co autó­no­mo de lucha de clases.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.