«Ángel fue víc­ti­ma del con­flic­to polí­ti­co». Entre­vis­ta a la com­pa­ñe­ra e hija de Anjel Beru­rue­ta, ase­si­na­do por un poli­cia nacio­nal y su hijo

Mari Carmen Mañas y su hija, Aitziber Berrueta, durante la entrevista.
Hace unos meses que se creó la pla­ta­for­ma Ángel gogoan, ¿con qué obje­ti­vos?Mari Car­men Mañas:
Un gru­po de per­so­nas del barrio, ami­gos, cono­ci­dos… se jun­tó por­que deci­dió que ya era hora de que a Ángel se le reco­no­cie­ra como víc­ti­ma del con­flic­to polí­ti­co, ya que las ins­ti­tu­cio­nes no lo hacían. Con­si­de­ra­ron que había que ir más allá del home­na­je. El eslo­gan son tres pala­bras sen­ci­llas pero que englo­ban mucho: ver­dad, reco­no­ci­mien­to y reparación.

¿Qué tra­to les han dado has­ta aho­ra las instituciones?

M.C.M: Nulo, no hemos teni­do nin­gún con­tac­to. En su día, el Ayun­ta­mien­to con­de­nó el ase­si­na­to pero se limi­tó a eso: una con­de­na en el pleno que nos hicie­ron lle­gar a tra­vés de una car­ta pero nada más. No lo con­si­de­ra­ron víc­ti­ma de nin­gún tipo. Nos tuvie­ron com­ple­ta­men­te olvidados.

Para aque­llos que no lo vean cla­ro, ¿por qué se debe con­si­de­rar a Ángel una víc­ti­ma del con­flic­to político?

Aitzi­ber Berrue­ta: Es una víc­ti­ma del con­flic­to por­que los agen­tes que inter­vi­nie­ron son un gobierno diri­gi­do por el PP que metió mucha ciza­ña dicien­do que la auto­ría del 11‑M corres­pon­día a ETA; un poli­cía nacio­nal del Esta­do espa­ñol y una per­so­na anó­ni­ma muer­ta, mi padre, que no tenía nin­gún car­go, era solo un tra­ba­ja­dor. Está cla­ro que es una víc­ti­ma de un con­flic­to político.

¿Cómo valo­ran este doble rase­ro que tie­ne el Esta­do con las víctimas?

M.C.M: De estas dis­tin­cio­nes con­clui­mos que todos no somos igua­les; aun­que todos somos víc­ti­mas, no nos con­si­de­ran a todos igual. En su día yo dije que a mi mari­do no lo con­si­de­ra­ran de segun­da nun­ca por­que era una per­so­na de pri­me­ra y como tal tenía que considerarse.

¿Están decep­cio­na­dos con la cla­se política?

M.C.M: Sí, total­men­te. La últi­ma mues­tra ha sido la estra­te­gia que apli­có el PSN en el pleno de Pam­plo­na, cuan­do se negó a con­si­de­rar a Ángel víc­ti­ma del con­flic­to y a reco­no­cer­lo con una pla­ca pero pre­sen­tó otro tex­to que des­vir­tua­ba el ori­gi­nal. Ha sido una juga­rre­ta sucia para no decir­nos que no, pero para echar por tie­rra todo lo que les propusimos.

Aho­ra que se habla tan­to de la nece­si­dad de per­do­nar para que el con­flic­to pue­da ter­mi­nar con las heri­das cerra­das, ¿ven impor­tan­te esta cuestión?

A.B: Creo que todo esto del per­dón es pala­bre­ría. Yo no quie­ro que el ase­sino de mi padre me pida per­dón, no se lo creo, ya lo dijo en la Audien­cia y no se lo creo. Lo que quie­ro es que el tema se solu­cio­ne, que se solu­cio­ne el con­flic­to. Aquí se están dan­do pasos por un lado y por otro se ve que no se da nin­guno. Para ter­mi­nar con un con­flic­to tie­nen que que­rer las dos par­tes, si una quie­re y otra no… es difícil.

M.C.M: Lo que que­re­mos es que se apren­da de esto para que no vuel­va a suce­der. Ángel fue una de las últi­mas víc­ti­mas que se sal­dó el con­flic­to. Que­re­mos ver una tran­qui­li­dad y que­re­mos que esto se solu­cio­ne, que se hable con nor­ma­li­dad. Tam­bién hay una par­te de las víc­ti­mas que no quie­ren que esto se solucione.

Las penas que pusie­ron a los ase­si­nos de Ángel des­de un pri­mer momen­to se cri­ti­ca­ron por esca­sas, ¿en qué situa­ción se encuen­tran ahora? 

M.C.M: Tie­nen todos los bene­fi­cios a pesar de que no han mos­tra­do nin­gún arre­pen­ti­mien­to. El hijo ‑con­de­na­do a 15 años- ya tie­ne las 34 par­tes y lle­va en la calle des­de sep­tiem­bre (solo va a dor­mir) aun­que no lo pode­mos decir con segu­ri­dad por­que a noso­tras no nos infor­man. Cree­mos que los fami­lia­res de la víc­ti­ma debe­ría­mos de saber si nos vamos a encon­trar en la calle con ellos. Ins­ti­tu­cio­nes peni­ten­cia­rias dice que no tie­nen la obli­ga­ción de infor­mar a la fami­lia, a los abo­ga­dos no les lle­ga nin­gu­na noti­fi­ca­ción ni nada. El padre, con con­de­na de 20 años, con­si­gue las 34 par­tes en 2014.

Si algo bueno se pue­de sacar de todo esto es el apo­yo ciu­da­dano ¿no?

M.C.M: Siem­pre hemos dicho que gra­cias a la gen­te hemos podi­do salir ade­lan­te. Nos hemos sen­ti­do muy apo­ya­dos, toda la gen­te ha sido muy soli­da­ria, no solo un sec­tor sino todo el mun­do. Hoy en día la gen­te nos sigue pre­gun­tan­do por la calle qué tal esta­mos. Gra­cias a ellos se sigue recor­dan­do a Ángel.

Dia­rio de Noticias

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.