Fun­da­men­ta­lis­mo cuar­te­le­ro de la Ertzain­tza- Rafa del Pilar

De las 42 mani­fes­ta­cio­nes ciu­da­da­nas en las que par­ti­ci­pé has­ta 2010, 21 fue­ron reven­ta­das bru­tal­men­te por la Ertzain­tza, gene­rán­do­se los con­si­guien­tes enfren­ta­mien­tos de con­tes­ta­ción. Si quie­nes lide­ran a estos «escua­dro­nes enmas­ca­ra­dos» fue­sen más inte­li­gen­tes y huma­nos, o menos sober­bios y pre­po­ten­tes, ¡cuán­tas bata­llas y sufri­mien­to se hubie­sen evi­ta­do! Por­que la ley y el orden se defien­den con jus­ti­cia y diá­lo­go sereno y cons­truc­ti­vo; jamás vio­lan­do dere­chos bási­cos como su inte­gri­dad físi­ca, o de aso­cia­ción y mani­fes­ta­ción públi­ca, reco­no­ci­das en toda democracia.

Nada tan abyec­to como la repre­sión coer­ci­ti­va por impo­si­ción poli­cial, mani­fes­ta­da en for­ma de revan­chis­mo vis­ce­ral pró­xi­mo al ren­cor, que en la mayo­ría de las oca­sio­nes uti­li­za la Ertzain­tza con­tra todo tipo de actos de sig­ni­fi­ca­do aber­tza­le, principalmente.

Iñi­go Caba­cas es, de momen­to, la últi­ma víc­ti­ma de una poli­cía ému­la de Fra­ga Iri­bar­ne, que se creía due­ño de la calle y man­da­ba a sica­rios a dis­pa­rar a matar.

¿Cuán­tos heri­dos, lesio­na­dos de por vida y muer­tos serán pre­ci­sos para que la razón y la jus­ti­cia des­mon­ten de nues­tra socie­dad el cíni­co y cobar­de argu­men- to de la pre­po­ten­cia bru­ta, rele­gan­do al olvi­do actua­cio­nes poli­cia­les penal­men­te tipi­fi­ca­das como deli­to criminal?

Hace seis años, los bel­tzas me agre­die­ron impu­ne­men­te en Donos­tia. Tra­tan­do de evi­tar la «bata­lla» de Alde Zaha­rra, cami­na­ba bajo los pór­ti­cos de la Dipu­tación, cuan­do un pelo­ta­zo en una pier­na me derri­bó al sue­lo. Abor­da­do al ins­tan­te por tres «defen­so­res del ciu­da­dano y la paz», entre insul­tos y ame­na­zas abrie­ron la bol­sa de via­je que por­ta­ba. El mate­rial de gue­rri­lla urba­na que encon­tra­ron se redu­jo a tres obras de la lite­ra­tu­ra uni­ver­sal, «peli­gro­sas armas revolucionarias».

Inquie­ro res­pues­tas; los moti­vos de aquel atro­pe­llo ruín: dis­pa­rar pri­me­ro, pre­gun­tar des­pués. Insis­to sobre los dere­chos que me asis­ten como ciu­da­dano… El jefe del «coman­do paci­fi­ca­dor», a modo de ángel reden­tor, fue cla­ro y tajan­te: «¡Cálla­te, cabrón, o te macha­co el crá­neo. Me paso por el culo tus dere­chos!» Ilus­tra­da per­la de agu­de­za cuar­te­le­ra en fase de pro­mo­ción cul­tu­ral. Cuan­do los «bra­vos ram­bos» me deja­ron mar­char, iba pen­san­do en la nuli­dad y des­am­pa­ro legal del ciu­da­dano ante agre­sio­nes de la Ertzain­tza; inde­fen­so ante el cíni­co y beli­ge­ran­te «mis men­ti­ras valen más que tus ver­da­des», de uso en todos los esta­men­tos poli­cia­les. La actual Ertzain­tza no está en con­di­cio­nes de pres­tar a la ciu­da­da­nía ser­vi­cios asép­ti­cos en cla­ve de dig­ni­dad, pru­den­cia y jus­ti­cia. Es más, su impu­ni­dad ralen­ti­za la paz.

Un poli­cía anti­so­cial, aje­na a los sen­ti­mien­tos y a la ver­dad que ani­da en nues­tro pue­blo, mal­tra­ta­do y per­se­gui­do por quie­nes debie­ran ser pala­di­nes de la jus­ti­cia, la liber­tad y dere­chos huma­nos, no tie­ne cabi­da en Eus­kal Herria.

En esos tiem­pos de reno­va­ción y opor­tu­ni­da­des para la paz, sobran acti­tu­des que recuer­dan a la «camo­rra», para nues­tra des­gra­cia fuen­te de con­flic­tos evi­ta­bles, gene­ra­do­res de abu­sos, injus­ti­cias y enor­mes tristezas.

La recien­te muer­te de Iñi­go Caba­cas es el ejem­plo más dolo­ro­so y san­gran­te de una reali­dad fue­ra de tiem­po, que es pre­ci­so erra­di­car para siem­pre del sus­tra­to social de Eus­kal Herria.

Entre tan­to, la paté­ti­cas lamen­ta­cio­nes del tru­ja­mán mayor de Arkau­te, Sr. Ares, jus­ti­fi­can­do el impla­ca­ble tra­ba­jo de sus cen­tu­rio­nes, aña­den des­cré­di­to a un cuer­po poli­cial social­men­te deva­lua­do, que ema­na fun­da­men­ta­lis­mo cuar­te­le­ro por sus poros.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.