Toda la verdad, todo el reconocimiento, toda la justicia- Ahaztuak 1936–1977

La lla­ma­da “Comi­sión de Valo­ra­ción de Sufri­mien­tos Injus­tos y Abu­sos Poli­cia­les”, depen­dien­te del Depar­ta­men­to de Dere­chos Huma­nos del Gobierno de Lakua, hacia públi­co en el día de ayer su infor­me favo­ra­ble al reco­no­ci­mien­to ofi­cial como “vic­ti­mas” y a la con­ce­sión de una repa­ra­ción eco­nó­mi­ca para ocho per­so­nas de las con­si­de­ra­das “vic­ti­mas del tar­do­fran­quis­mo”, entre ellas Antón Fer­nán­dez, vecino de Eran­dio muer­to por dis­pa­ros poli­cia­les en Octu­bre de 1969, y Jon Pare­des Manot, Txi­ki, y Angel Otae­gi, mili­tan­tes de ETA y lucha­do­res anti­fas­cis­tas fusi­la­dos por los pique­tes de eje­cu­ción fran­quis­tas el 27 de Sep­tiem­bre de 1975.
Ante esto des­de Ahaz­tuak 1936–1977, aso­cia­ción de vic­ti­mas del gol­pe de esta­do, de la repre­sión y del régi­men fran­quis­ta, que­re­mos rea­li­zar una pri­me­ra valo­ra­ción de urgen­cia de este hecho expre­san­do nues­tra satis­fac­ción al ver que la per­sis­ten­cia en la denun­cia del mode­lo de impu­ni­dad man­te­ni­do has­ta aho­ra para para estas vic­ti­mas, tam­bien cono­ci­das como “vic­ti­mas del tar­do­fran­quis­mo”, ha con­se­gui­do abrir una nue­va bre­cha en dicho mode­lo, obli­gan­do a la “máxi­ma ins­ti­tu­ción” de la CAV a reco­no­cer como vic­ti­mas a per­so­nas que has­ta aho­ra han esta­do abso­lu­ta­men­te exclui­das de tal con­si­de­ra­ción e inclu­so algu­nas de ellas abso­lu­ta­men­te veta­das y anate­mi­za­das, sien­do con­si­de­ra­das como “terro­ris­tas”. Debe­mos seña­lar que es aqui don­de más se mues­tra la vali­dez y los resul­ta­dos de la cons­tan­te pelea que des­de nues­tra aso­cia­ción jun­to con los fami­lia­res de algu­nos de los ase­si­na­dos hemos man­te­ni­do duran­te estos ulti­mos años en defen­sa de su con­di­ción de vic­ti­mas del fran­quis­mo, pero tam­bien de lucha­do­res anti­fas­cis­tas. Este es el caso de Antón Fer­nán­dez o en 1969 en Eran­dio y de Jon Pare­des Manot “Txi­ki” y Angel Otae­gi a los cua­les se les ha veni­do dene­gan­do dicha con­di­ción, qui­tan­do por orden judi­cial su nom­bre a las calles a ellos dedi­ca­dos, envian­do­nos a la Ertzain­tza al cemen­te­rio de Zarautz para impe­dir el home­na­je que cada 27 de Sep­tiem­bre les veni­mos tri­bu­tan­do en el aniver­sa­rio de su fusi­la­mien­to, hacien­do­nos acree­do­res de dos autos en la Audien­cia Nacio­nal por pre­sun­ta “apo­lo­gia del terro­ris­mo”… Ha sido esa per­sis­ten­cia la que per­mi­tió que algu­nas de estas vic­ti­mas acce­die­ran a algu­nos ele­men­tos de reco­no­ci­mien­to y repa­ra­ción a tra­ves del artícu­lo 10 y de la dis­po­si­ción adi­cio­nal cuar­ta de la Ley 522007, la cono­ci­da como “Ley de Memo­ria His­tó­ri­ca” y ha sido esa mis­ma per­sis­ten­cia que hemos man­te­ni­do duran­te años la que ha hecho que des­de el Gobierno de la CAV se vean hoy tam­bien en la nece­si­dad de reco­no­cer “de algu­na mane­ra” por par­ca que esta sea la reali­dad de dichas vic­ti­mas. Ha sido esa per­sis­ten­cia la que ha hecho que repre­sen­tes del Gobierno de Lakua, el mis­mo Gobierno cuyas fuer­zas poli­cia­les nos des­alo­ja­ron por la fuer­za del cemen­te­rio de Zarautz el 27 de Sep­tiem­bre de 2010 este año se hayan vis­to obli­ga­dos el pasa­do 27 de Sep­tiem­bre a tomar par­te en el Home­na­je a Txi­ki y Otae­gi.
Sin embar­go, tras cono­cer el reco­no­ci­mien­to a estas per­so­nas y tras­cen­dien­do lo mediá­ti­ca­men­te lla­ma­ti­vo del mís­mo des­de Ahaz­tuak 1936–1977 segui­mos seña­lan­do que no es sino un reco­no­ci­mien­to a la medi­da, pero no a la medi­da de las vic­ti­mas sino del mode­lo de impu­ni­dad vigen­te, lo mís­mo que lo es el Decre­to del que este reco­no­ci­mien­to es par­te y es resul­ta­do. Y esto es asi fun­da­men­tal­men­te por dos moti­vos que tie­nen que ver con la nega­ción de los con­cep­tos de Ver­dad, Repa­ra­ción y Jus­ti­cia cuyo cum­pli­mien­to en toda su exten­sión y pro­fun­di­dad veni­mos deman­dan­do una y otra vez las vic­ti­mas del fran­quis­mo.
El pri­mer moti­vo es el des­co­no­ci­mien­to del con­cep­to de “Ver­dad” al menos para dos de las vic­ti­mas recon­co­ci­das toda vez que sola­men­te se les reco­no­ce su con­di­ción de vic­ti­mas ”por razo­nes huma­ni­ta­rias” y por el hecho de haber sido dos de los últi­mos fusi­la­dos por el régi­men fran­quis­ta, y no se les reco­no­ce su con­di­ción de lucha­do­res anti­fran­quis­tas o anti­fas­cis­tas. Cual­quie­ra per­ci­bi­rá ense­gui­da la manio­bra que bajo este “reco­no­ci­mien­to” se escon­de, al inten­tar anu­lar con una con­ce­sión “huma­ni­ta­ria” el carác­ter poli­ti­co y resis­ten­te de Txi­ki y Otae­gi, inten­ta hacer de ese reco­no­ci­mien­to la base para la con­ti­nui­dad del des­co­no­ci­mien­to hacia dece­nas de per­so­nas tan vic­ti­mas, tan lucha­do­res anti­fas­cis­tas y tan resis­ten­tes arma­dos, como Txi­ki y Otae­gi cuya uni­ca dife­ren­cia con estos es ser menos cono­ci­dos al no ser dos de los ulti­mos fusi­la­dos por el regi­men fran­quis­ta.
El segun­do moti­vo es que, cer­ti­fi­can­do lo ante­rior, vemos que nin­gu­na per­so­na que resul­ta­ra heri­da o muer­ta en enfren­ta­mien­to arma­do con el régi­men fran­quis­ta ha sido obje­to de reco­no­ci­mein­to.
Enten­de­mos que esto es con­se­cuen­cia de la apli­ca­ción del decre­to que mar­ca las pau­tas de eva­lua­ción y don­de se plan­tea la no con­si­de­ra­ción como sufri­mien­tos injus­tos de “aque­llos sufri­dos en el desa­rro­llo de cual­quier acti­vi­dad vio­len­ta de moti­va­ción polí­ti­ca por par­te de quie­nes la rea­li­za­ran o pre­ten­die­ran rea­li­zar­la”, algo que direc­ta­men­te otor­ga un carac­ter legi­ti­mo tan­to a las fuer­zas repre­si­vas del regi­men fran­quis­ta, como a sus actua­cio­nes y por tan­to al pro­pio régi­men y la con­si­de­ra­ción de “terro­ris­tas” a quie­nes lucha­ron con­tra él, con­si­de­ra­ción que fué la base sobre la que fue­ron con­de­na­dos a muer­te Txi­ki y Otae­gi. Esa nega­ción de su carac­ter de vic­ti­mas y lucha­do­res para tan­tas per­so­nas que resis­tie­ron al régi­men fran­quis­ta como con­si­de­ra­ron que debian hacer­lo deja sin embar­go paso sin nin­gun tipo de com­ple­jo a la “pre­sun­ción de inocen­cia y se sal­va­guar­darn los dere­chos a la defen­sa y al honor de quie­nes apa­rez­can como sus vic­ti­ma­rios”, esto es los res­pon­sa­bles poli­ti­cos, poli­claes, mili­ta­res, judi­cia­les… del regi­men fran­quis­ta.
En base a los dos pun­tos ante­rior­men­te men­cio­na­dos dicho se exclu­ye una vez más como vemos a todas aque­llas posi­bles vic­ti­mas rela­cio­na­das con cual­quie­ra de las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­co-mili­ta­res que en Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa y en el perio­do tem­po­ral que va des­de 1960 a 1978 enfren­ta­ban de for­ma arma­da al régi­men dic­ta­to­rial fran­quis­ta, algo que tam­bien hizo en su momen­to la “Ley de Memo­ria His­tó­ri­ca”, cer­ce­nan­do asi su con­di­ción de vic­ti­mas y lucha­do­res y anu­lan­do por tan­to su dere­cho a la Ver­dad, la Repa­ra­ción y la Jus­ti­cia.
El ter­ce­ro es cons­ta­tar como en estos reco­no­ci­mien­tos ‑que son plas­ma­ción prác­ti­ca de la apli­ca­ción del Decre­to- se con­tem­pla como úni­co pará­me­tro de repa­ra­ción real la per­cep­ción de una deter­mi­na­da can­ti­dad eco­nó­mi­ca, no plan­tean­do nin­gú­na medi­da con­tra la impu­ni­dad de las per­so­nas ‑car­gos polí­ti­cos, poli­cia­les, judi­cia­les, mili­ta­res- que tuvie­ran algu­na repon­sa­bi­li­dad en los hechos que con­vir­tie­ron a las vic­ti­mas en tales. Esto ade­más en un momen­to en el que la denun­cia del mode­lo espa­ñol de impu­ni­dad y la cons­ta­ta­ción de la gra­ve­dad de la per­sis­ten­cia de dicho mode­lo esta más pre­sen­te que nun­ca y cuan­do la apli­ca­ción de los pará­me­tros de jus­ti­cia uni­ver­sal y de los de per­se­cu­ción de los cri­me­nes come­ti­dos por cual­quier régi­men fas­cis­ta, el fran­quis­ta inclui­do, debe­rían ser ‑tal y como vie­ne reco­men­da­do la ONU al Esta­do espa­ñol- la base de cual­quier nor­ma­ti­va que des­de cual­quier ins­ti­tu­ción pre­ten­da ofre­cer ver­dad, repa­ra­ción y jus­ti­cia a las vic­ti­mas del fran­quis­mo, algo que des­gra­cia­da­men­te el Gobierno de Lakua sigue como vemos empe­ña­do en des­co­no­cer.
Por ello des­de Ahaz­tuak 1936–1977 ale­grán­do­nos del hecho de este “reco­no­ci­mien­to” que­re­mos seña­lar que este se dá ‑al menos en tres de los casos admi­ti­dos- no cómo una con­ce­sión del Gobierno de Lakua sino como resul­ta­do de una diná­mi­ca de denun­cia y con­fron­ta­ción rea­li­za­da y man­te­ni­da como es públi­co y noto­rio des­de nues­tra aso­cia­ción en con­jun­to con los fami­lia­res. Asi­mis­mo que­re­mos remar­car tam­bien que con este reco­no­ci­mien­to no que­dan en abso­lu­to resuel­tas las deman­das de Ver­dad, Repa­ra­ción y Jus­ti­cia para nin­guno de los “reco­no­ci­dos”, tal y como expli­ci­tan los moti­vos antes seña­la­dos.
Algo que nos seña­la que dichas deman­das y nues­tra diná­mi­ca de denun­cia y con­fron­ta­ción con el mode­lo de impu­ni­dad para con los crí­me­nes y cri­mi­na­les del fran­quis­mo que en esen­cia se sigue man­te­nien­do en ver­sión del Gobierno de Madrid ‑Ley de Memo­ria His­tó­ri­ca- o en ver­sión del Gobierno de Lakua ‑Decre­to de Vic­ti­mas Poli­cia­les- habrá de con­ti­nuar y refor­zar­se.

AHAZTUAK 1936–1977

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: