Suicidio, propiedad y comunismo- Iñaki Gil de San Vicente

Las pala­bras no son neu­tra­les, están car­ga­das éti­ca y polí­ti­ca­men­te, tam­bién con vul­ga­ris­mos, con tópi­cos y eufe­mis­mos, y casi siem­pre con ideo­lo­gía, es decir, con fal­sa con­cien­cia que invier­te la reali­dad, que ocul­ta las con­tra­dic­cio­nes, o que las sua­vi­za hacién­do­las acep­ta­bles al refor­mis­mo y a ese ver­da­de­ro cepo inmo­vi­li­za­dor de la con­cien­cia crí­ti­ca que es el lla­ma­do sen­ti­do común. Habla­mos de sui­ci­dio en vez de ase­si­na­to indi­rec­to en el caso de las muer­tes de per­so­nas que esta­ban a pun­to de ver cómo el capi­ta­lis­mo les desahu­cia­ba, ase­si­na­to indu­ci­do a dis­tan­cia median­te la eso­té­ri­ca «mano invi­si­ble del mer­ca­do» que para fun­cio­nar con efec­ti­vi­dad mate­rial nece­si­ta de la muy visi­ble y férrea mano aco­ra­za­da del Esta­do y de la ley de la pro­pie­dad bur­gue­sa. Esta­do y pro­pie­dad pri­va­da son, por tan­to, dos con­cep­tos impres­cin­di­bles para acer­car­nos con un míni­mo de rigor al pro­ble­ma de los lla­ma­dos sui­ci­dios pro­vo­ca­dos por razo­nes de desahu­cio de la vivien­da.
Siem­pre debe­mos con­tex­tua­li­zar las pala­bras y sacar a la luz aque­llos con­te­ni­dos suyos sis­te­má­ti­ca­men­te expur­ga­dos del len­gua­je domi­nan­te, con­te­ni­dos que mues­tran las con­tra­dic­cio­nes irre­so­lu­bles del sis­te­ma capi­ta­lis­ta que son la razón últi­ma y defi­ni­ti­va del tre­men­do dete­rio­ro de la salud psi­co­so­má­ti­ca de la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra. Por esto es de agra­de­cer que muy recien­te­men­te se hayan publi­ca­do en Gara dos artícu­los al res­pec­to: Desahu­cios: el des­am­pa­ro defi­ni­ti­vo, del 17-XI-2012, y Aumen­to de sui­ci­dios como con­se­cuen­cia de la cri­sis, del 5‑XI-2012. Dos artícu­los nece­sa­rios para bucear al fon­do del pro­ble­ma, de la tra­ge­dia mejor dicho, de los desahu­cios y sui­ci­dios pro­vo­ca­dos direc­ta o indi­rec­ta­men­te por la incom­pa­ti­bi­li­dad últi­ma entre la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y la liber­tad huma­na que siem­pre ha nece­si­ta­do de la pro­pie­dad colec­ti­va, comu­nal y/​o comu­nis­ta, según se quie­ra, para rea­li­zar sus inago­ta­bles poten­cia­li­da­des. Per­so­nal­men­te, voy a inten­tar com­ple­tar tres aspec­tos que, a mi enten­der, son impres­cin­di­bles para una mejor lucha con­tra la explo­ta­ción.
Un pri­mer aspec­to no es otro que la pre­gun­ta sobre ¿Qué debe­mos enten­der por pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas? Des­de lue­go que nun­ca hemos de enten­der por tal cosa y en el capi­ta­lis­mo actual, la pose­sión de un uti­li­ta­rio de segun­da o ter­ce­ra cali­dad, o de dos tele­vi­so­res en el domi­ci­lio, o de un orde­na­dor con acce­so a Inter­net, por ejem­plo, sin hablar del pro­pio domi­ci­lio y de sus apa­ra­tos domés­ti­cos social­men­te esta­ble­ci­dos como equi­pa­mien­to míni­mo estan­da­ri­za­do. Fre­cuen­te­men­te estos y otros bie­nes son nece­sa­rios para la recom­po­si­ción de la fuer­za de tra­ba­jo en el actual sis­te­ma de explo­ta­ción asa­la­ria­da. No. Por pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas hay que enten­der, por ejem­plo y citan­do sólo una de las infor­ma­cio­nes más recien­tes, de media­dos de octu­bre de 2012, el hecho de que el 1,3% de la pobla­ción acu­mu­le el 44,4% del PIB del ter­cio vas­con­ga­do, unos 37.502 millo­nes de euros. Aho­ra sí esta­mos hablan­do real­men­te de pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Por el lado opues­to, sin pro­pie­dad bur­gue­sa algu­na, en ese mis­mo mes de octu­bre supi­mos que en el ter­cio vas­con­ga­do el 6,3% de los hoga­res tie­nen muchas difi­cul­ta­des para lle­gar a fin de mes, sien­do el 5,1% en Nafa­rroa, y en el total de Hego Eus­kal Herria ascien­den a 70.810 hoga­res.
La dife­ren­cia entre pro­pie­dad bur­gue­sa y pro­pie­dad fami­liar o per­so­nal «nor­mal» radi­ca en que la pri­me­ra se asien­ta sobre la explo­ta­ción aje­na para extraer plus­va­lor, que per­mi­te acu­mu­lar más pro­pie­dad y que, sobre todo, per­mi­te expro­piar el domi­ci­lio, desahu­ciar y expul­sar a la desola­ción más inhu­ma­na, a quie­nes con su muy enana pro­pie­dad per­so­nal y/​o fami­liar son inca­pa­ces de sobre­lle­var los gas­tos míni­mos de su mal­vi­ven­cia coti­dia­na. La pro­pie­dad per­so­nal se redu­ce, en sín­te­sis, a la pro­pia fuer­za de tra­ba­jo, ape­nas a algo más. Bajo esta reali­dad ins­tau­ra­da des­de el ini­cio del capi­ta­lis­mo, con su fase de acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria de capi­tal, que se reac­ti­va siem­pre con for­mas y moda­li­da­des nue­vas, por ejem­plo la de la actual acu­mu­la­ción por des­po­se­sión gene­ra­li­za­da de los bie­nes comu­nes y de la muy redu­ci­da pro­pie­dad per­so­nal y/​o fami­liar, bajo esta reali­dad, el desahu­cio con­tem­po­rá­neo nos remi­te a las vio­len­cias terro­ris­tas bur­gue­sas de otro­ra, ya denun­cia­das y com­ba­ti­das por el socia­lis­mo utó­pi­co. Sin ir muy lejos, en 1845 Engels cita­ba el desahu­cio como una de las tác­ti­cas habi­tua­les de la patro­nal ingle­sa para aplas­tar la resis­ten­cia obre­ra y popu­lar en la per­ma­nen­te lucha de cla­ses o «gue­rra social» de aque­lla épo­ca. Pro­pie­dad bur­gue­sa y lucha de cla­ses for­man una uni­dad de con­tra­rios irre­con­ci­lia­bles, sien­do los desahu­cios y los sui­ci­dios un efec­to nece­sa­rio que sur­ge del inte­rior de esa con­tra­dic­ción. Y para aca­bar con el efec­to hay que aca­bar antes con su cau­sa.
Un segun­do aspec­to deri­va­do del ante­rior es pre­ci­sa­men­te el de la ten­den­cia cie­ga del capi­tal a la acu­mu­la­ción por des­po­se­sión, a la reac­tua­li­za­ción de las vio­len­cias terro­ris­tas –así las lla­mó Marx– sin las cua­les millo­nes de cam­pe­si­nos y arte­sa­nos nun­ca hubie­ran clau­di­ca­do ante el dere­cho bur­gués de explo­ta­ción, y el papel cla­ve del Esta­do bur­gués para que faci­li­tar la acu­mu­la­ción de pro­pie­dad cada vez en menos manos. Tan­to a nivel mun­dial como a nivel vas­con­ga­do con el inmo­ral y reac­cio­na­rio gol­pe de Kutxa­bank, el Esta­do inter­vie­ne masi­va y per­ma­nen­te­men­te en la pri­va­ti­za­ción des­ca­ra­da de ingen­tes masas de capi­tal, bie­nes y rique­zas públi­cas, de todo tipo, for­ma y con­di­ción. Un expo­lio pri­va­ti­za­dor que supera todo lo habi­do ante­rior­men­te en la san­grien­ta his­to­ria capi­ta­lis­ta. No vamos a dar cifras por­que aumen­tan cada día y no tene­mos espa­cio aho­ra. El capi­tal tie­ne la «cie­ga nece­si­dad» de acu­mu­lar cada vez más y por eso, entre otras vías, debe expro­piar, pri­va­ti­zar y desahu­ciar todo lo que pue­da, y más, o de lo con­tra­rio se ace­le­ra­rá a medio y lar­go pla­zo la ten­den­cia a la caí­da de la tasa media de bene­fi­cio, base de la acu­mu­la­ción de pro­pie­dad bur­gue­sa. Habla­mos de ten­den­cia a la baja por­que su velo­ci­dad y mate­ria­li­za­ción depen­de de la lucha de cla­ses, de las con­tra­ten­den­cias que logre apli­car el Esta­do median­te sus estra­te­gias socio­eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y repre­si­vas. Un ejem­plo demos­tra­ti­vo de la dia­léc­ti­ca entre la ten­den­cia a la baja de la tasa media de bene­fi­cio y el aumen­to de la tasa de sui­ci­dios lo tene­mos en el hecho de que un aumen­to de un 1% del des­em­pleo supo­ne un aumen­to del 0,8% de los sui­ci­dios, como se nos infor­ma en Aumen­to de sui­ci­dios como con­se­cuen­cia de la cri­sis, del 5‑XI-2012.
Y el ter­cer aspec­to es la nece­si­dad del comu­nis­mo como úni­ca alter­na­ti­va a la pri­va­ti­za­ción de lo común, de lo poco que per­vi­ve fue­ra de la pro­pie­dad bur­gue­sa, des­de las tie­rras comu­na­les y/​o esta­ta­les, has­ta los pri­me­ros o últi­mos sen­ti­mien­tos huma­nos, está sien­do mer­can­ti­li­za­do por el capi­ta­lis­mo. Trans­for­mar lo real en mer­can­cía y redu­cir al máxi­mo posi­ble el tiem­po de tra­ba­jo, son dos exi­gen­cias inelu­di­bles para el aumen­to de la pro­pie­dad bur­gue­sa. La antro­po­ge­nia se sos­tie­ne sobre la socia­bi­li­dad y sobre los bie­nes comu­nes, colec­ti­vos. Pri­va­ti­zar­los, redu­cir­los a pro­pie­dad bur­gue­sa es des­truir lo que, has­ta aho­ra, ha crea­do a nues­tra espe­cie, pero esta y no otra es la esen­cia del impe­ria­lis­mo en su fase actual. Por todas par­tes, en cual­quier resis­ten­cia popu­lar y obre­ra, casi al ins­tan­te apa­re­ce el ver­da­de­ro pro­ble­ma: cómo impe­dir la expro­pia­ción, el desahu­cio, la pri­va­ti­za­ción. Manuel Regue­ra y Amaia Ega­ña toma­ron el camino del sui­ci­dio, pero la úni­ca solu­ción es la lucha ofen­si­va, tenaz y estra­té­gi­ca­men­te diri­gi­da a la recu­pe­ra­ción de lo públi­co, común y colec­ti­vo. Es la lucha con­tra la pro­pie­dad bur­gue­sa, empe­zan­do por la del sue­lo, de la vivien­da, la salud, la eco­no­mía, la edu­ca­ción, las armas, el aire, la sexua­li­dad, el amor y has­ta la pro­pia muer­te. La pro­pie­dad socia­lis­ta de Eus­kal Herria, su inde­pen­den­cia ¿Aca­so no es esto el comu­nis­mo?
IÑAKI GIL DE SAN VICENTE
EUSKAL HERRIA 29-XI-2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: