[Video] Todo el poder a las mutuas, una nueva vuelta de tuerca contra nuestra salud


En este 28 de abril, Día Inter­na­cio­nal de la Segu­ri­dad y Salud en el Tra­ba­jo, tene­mos que seguir denun­cian­do que las con­di­cio­nes de tra­ba­jo de la cla­se tra­ba­ja­do­ra han empeo­ra­do. Este hecho, uni­do a la deja­ción y la com­pli­ci­dad ideo­ló­gi­ca de las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas y a la fal­ta de pre­ven­ción real en las empre­sas, da como resul­ta­do un incre­men­to del núme­ro de enfer­me­da­des y acci­den­tes labo­ra­les, aun­que a menu­do no se reco­noz­ca su ori­gen labo­ral y se les deri­ve al sis­te­ma sani­ta­rio públi­co, a con­se­cuen­cia del tra­ba­jo que hacen las mutuas en este ámbi­to.

Las mutuas, aso­cia­cio­nes de empre­sa­rios, que la ley defi­ne sin áni­mo de lucro, cola­bo­ran en la ges­tión de dine­ro públi­co de la Segu­ri­dad Social y tie­nen ple­nos pode­res en las con­tin­gen­cias pro­fe­sio­na­les. Y con los años han gana­do más tan­to en con­tin­gen­cias comu­nes (don­de some­ten a la cla­se tra­ba­ja­do­ra a un con­trol exa­ge­ra­do e indis­cri­mi­na­do), como en la pres­ta­ción por enfer­me­dad gra­ve de des­cen­dien­tes, o el des­em­pleo de auto­nó­mos y autó­no­mas, etc. más pro­pia de otras admi­nis­tra­cio­nes públi­cas que de una mutua.

Pero todo ello res­pon­de a un mode­lo muy con­cre­to de des­ca­pi­ta­li­zar lo públi­co en bene­fi­cio de intere­ses pri­va­dos. Este camino, de dotar de mayor poder a las mutuas, ini­cia­do en la déca­da de los 90, se va a ver agra­va­da a lar­go de los pró­xi­mos meses, ya que dis­tin­tos borra­do­res sobre una futu­ra Ley de mutuas y un real decre­to sobre la inca­pa­ci­dad tem­po­ral indi­can que van a dotar de mayor poder de actua­ción a estas aso­cia­cio­nes de empre­sa­rios, vacian­do de con­te­ni­do y com­pe­ten­cias a los sis­te­mas públi­cos de salud y sus pro­fe­sio­na­les (Osa­sun­bi­dea y Osa­ki­detza). Todo ello basán­do­se en el fal­so argu­men­to del aho­rro en la actual situa­ción eco­nó­mi­ca y de la sos­pe­cha de frau­de por par­te de los y las tra­ba­ja­do­ras hacia el sis­te­ma públi­co, quie­ren des­ca­pi­ta­li­zar lo públi­co y entre­gar­le el nego­cio al ámbi­to pri­va­do, tam­bién en temas bási­cos como la salud.

Los cam­bios nor­ma­ti­vos que apa­re­cen en los borra­do­res son:
• Amplían la dura­ción de los con­ve­nios de 1 a 3 años.
• Las mutuas deci­di­ran si una baja es de ori­gen común o pro­fe­sio­nal.
• Ante las altas de las mutuas solo 10 días para poder recla­mar.
• Se pon­drán tablas de dura­ción ópti­mas de enfer­me­da­des para con­tro­lar su dura­ción (media).
• Aumen­to de la buro­cra­cia en la baja que depen­da del ser­vi­cio públi­co de salud (no así de la que depen­da de las mutuas).
• Capa­ci­dad por par­te del INSS e inclu­so de las Mutuas de acce­so a nues­tra his­to­ria clí­ni­ca de los ser­vi­cios públi­cos de salud.
• Y en con­tin­gen­cias comu­nes:
– Nos puden citar des­de el pri­mer día.
– Obli­ga­to­rie­dad de hacer­se reco­no­ci­mien­tos en con­tin­gen­cias comu­nes, en caso con­tra­rio la segu­ri­dad social nos pue­de dar el alta y la mutua dar el alta eco­nó­mi­ca (seguir de baja sin cobrar).
– Rea­li­za­ción de prue­bas diag­nós­ti­cas y tra­ta­mien­tos tera­péu­ti­cos y reha­bi­li­ta­do­res que cobra­rán al sis­te­ma de salud.
– En el caso de no acu­dir al reco­no­ci­mien­to médi­co de la mutua se sus­pen­de el pago de la pres­ta­ción y hay un pla­zo de 10 días para demos­trar por escri­to la incom­pa­re­cen­cia.
– Pro­pues­tas de alta.

Es decir, este cam­bio va a supo­ner:
• Cen­tra­li­za­ción. Se cen­tra­li­zan y roban com­pe­ten­cias a los ser­vi­cios públi­cos de salud (Osa­sun­bi­dea y Osa­ki­detza) y a sus ins­pec­cio­nes médi­cas.
• Pri­va­ti­za­ción de la Sani­dad Públi­ca. En con­tra de los cri­te­rios de equi­dad y uni­ver­sa­li­dad del sis­te­ma públi­co de salud.
• Dua­li­za­ción del sis­te­ma sani­ta­rio. Uno de ges­tión pri­va­da, fuer­te para per­so­nas en acti­vo y el sis­te­ma públi­co de salud des­ca­pi­ta­li­za­do.
• Finan­cia­ción sis­te­ma mutual con pre­su­pues­tos públi­cos. Ya no solo se finan­cian con coti­za­cio­nes sino que tam­bién por medio del cobro de las prue­bas médi­cas ade­lan­ta­das en con­tin­gen­cias comu­nes.
• Empo­de­ra­mien­to total de las Mutuas.
• Fal­ta de con­trol. No se regu­la nin­gún tipo de con­trol de las acti­vi­da­des sani­ta­rias.

En defi­ni­ti­va, las nue­vas com­pe­ten­cias para las Mutuas supon­drán un mayor poder de con­trol hacia la cla­se tra­ba­ja­do­ra y, por lo tan­to, está cla­ro cómo el mode­lo actual, con sus cons­tan­tes refor­mas, van hacia el des­man­te­la­mien­to del sis­te­ma públi­co: avan­za­mos hacia un mode­lo pri­va­do y eco­no­mi­cis­ta de la salud, en el que se les va a dar todo el poder a esas aso­cia­cio­nes de empre­sa­rios que son las mutuas, sin nin­gún con­trol, sin per­se­guir el frau­de en el regis­tro de enfer­me­da­des pro­fe­sio­na­les y acci­den­tes de tra­ba­jo. Todo ello bajo la excu­sa de la mejor ges­tión “pri­va­da” que la públi­ca, pero ocul­tan los cos­tes que la socie­dad paga por sus altas tem­pra­nas, des­pi­dos de per­so­nas enfer­mas o secue­las evi­ta­bles.

Por lo tan­to, debe­mos poten­ciar lo públi­co fren­te a lo pri­va­do y, por lo tan­to, que las empre­sas NO con­tra­ten el con­trol de las con­tin­gen­cias comu­nes con las mutuas y que las con­tin­gen­cias pro­fe­sio­na­les se con­tra­ten con el INSS, y la asis­ten­cia sani­ta­ria sea rea­li­za­da por medio de Osa­sun­bi­dea u Osa­ki­detza, en defen­sa de otro mode­lo.

Un mode­lo públi­co, equi­ta­ti­vo, uni­ver­sal, úni­co que desa­rro­lle una car­ta de dere­chos asis­ten­cia­les de las per­so­nas usua­rias, vas­co, orien­ta­do a la pre­ven­ción, par­ti­ci­pa­ti­vo e impul­sor de la inves­ti­ga­ción, cuyos ejes más impor­tan­tes serían:
• Mar­co nor­ma­ti­vo y régi­men eco­nó­mi­co pro­pio, poten­cian­do el Mar­co Vas­co de Rela­cio­nes Labo­ra­les y de Pro­tec­ción Social.
• Capa­ci­dad ple­na de orga­ni­zar en base a nues­tras nece­si­da­des.
• Segu­ri­dad Social pro­pia y el com­pro­mi­so en su defen­sa.
• Crea­ción de un orga­nis­mo de recau­da­ción y ges­tión de las coti­za­cio­nes con par­ti­ci­pa­ción social y sin­di­cal.
• Dotar al sis­te­ma públi­co sani­ta­rio vas­co de los recur­sos nece­sa­rios (eco­nó­mi­cos, huma­nos y mate­ria­les) en mejo­ra de la cali­dad.
• Modi­fi­ca­cio­nes nor­ma­ti­vas para que los daños a la salud deri­va­dos del tra­ba­jo sean aten­di­dos úni­ca­men­te des­de el ser­vi­cio públi­co de salud.
• Publi­fi­ca­ción de los recur­sos de las mutuas y de los ser­vi­cios de pre­ven­ción.

Un mode­lo don­de la salud de la cla­se tra­ba­ja­do­ra sea un dere­cho en sí mis­mo y no esté con­di­cio­na­da por fac­to­res eco­nó­mi­cos, sino úni­ca­men­te por cri­te­rios de salud.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: