El PNV cola­bo­ró en el cie­rre de Egin

Igor Meltxor

Se cum­plen 16 años del cie­rren de los medios de comu­ni­ca­ción EGIN y EGIN IRRATIA.

El juez Gar­zón, bajo las orde­nes del minis­tro de Inte­rior, Mayor Ore­ja, daban un gol­pe a la liber­tad de expre­sión en Eus­kal Herria aquel verano de 1998. Unos eje­cu­ta­ron el cie­rre pero otros ya se habían encar­ga­do de alla­nar­les el terreno años atrás.

A muchos nos vino a la memo­ria el “decre­to con­tra el sepa­ra­tis­mo” de 1923, pro­mul­ga­do por la dic­ta­du­ra de Pri­mo de Rive­ra. Por aquel enton­ces, los mili­tan­tes jel­tza­les de “Abe­rri”, lide­ra­dos por Eli Gallas­te­gi, sufrían la repre­sión de la dic­ta­du­ra, mien­tras que sus com­pa­ñe­ros de la “Comu­nión Nacio­na­lis­ta” mira­ban para otro lado. Lo mis­mo que suce­dió en 2003 con la ile­ga­li­za­ción de la izquier­da aber­tza­le. Aquel decre­to clau­su­ró el perió­di­co “Abe­rri”, organo de expre­sión del gru­po de Gallas­te­gi, mien­tras el sema­na­rio “Euz­ka­di” obte­nía la com­pla­cen­cia de la dic­ta­du­ra para seguir publi­can­do, una vez que cedie­ron a la peti­ción de no publi­car nada en eus­ka­ra. Así pues, la his­to­ria vol­vía a repetirse.

El dia 22 de noviem­bre de 1993, ETA mata­ba al sar­gen­to de la Ertzain­tza, Jose­ba Goi­koetxea, aten­ta­do que des­en­ca­de­na­ria el ini­cio de un camino empren­di­do por el PNV con­tra toda la izquier­da inde­pen­den­tis­ta, y que a cor­to y lar­go pla­zo, daría sus fru­tos. Goi­koetxea había sido denun­cia­do des­de las pagi­nas del dia­rio EGIN en dife­ren­tes infor­ma­cio­nes rea­li­za­das por el equi­po de inves­ti­ga­ción diri­gi­do por Pepe Rei. La maqui­na­ria mediá­ti­ca y poli­cial del PNV, coman­da­da por Atutxa, se puso en mar­cha y comen­zó una dura cam­pa­ña con­tra el dia­rio aber­tza­le que pron­to ten­dría sus con­se­cuen­cias. El minis­tro de Inte­rior espa­ñol, Jose Luis Cor­cue­ra y el lehen­da­ka­ri Ardan­za, alza­ban la voz al uní­sono para soli­ci­tar el cie­rre inme­dia­to de EGIN, un sue­ño que verían hecho reali­dad cin­co años des­pués. En con­cre­to el ex lehen­da­ka­ri afir­ma­ba que la “des­apa­ri­ción de EGIN sería un favor para la higie­ne demo­crá­ti­ca” (24 noviem­bre 1993). El jus­ti­cie­ro Atutxa, uno de los poli­ti­cos mas que­ri­dos en el Esta­do en aque­llos años, pedía “el aho­go eco­nó­mi­co y el boi­cot ins­ti­tu­cio­nal” (25 noviem­bre 1993). La ope­ra­ción poli­cial esta­ba ser­vi­da y solo una sema­na des­pués, efec­ti­vos de la poli­cia del PNV irrum­pían en la redac­ción de Her­na­ni y la dele­ga­ción de Bil­bo, con una orden judi­cial dic­ta­da por el juez Bue­ren, y que tenía el sello per­so­nal de Atutxa.

Lo suce­di­do en el verano de 1998 con el cie­rre de EGIN, fue el epí­lo­go de un guión aus­pi­cia­do y ampa­ra­do por el apa­ra­to poli­ti­co-mediá­ti­co del PNV des­de años atrás. De poco valen las acti­tu­des a pos­te­rio­res de algu­nas pla­ñi­de­ras jel­tza­les cri­ti­can­do el cie­rre y abo­gan­do por la liber­tad de expre­sión, cuan­do duran­te años habían cola­bo­ra­do gus­to­sa­men­te para que tro­pe­lías, como el cie­rre de medios de comu­ni­ca­ción, se lle­va­ran a cabo en un hipo­te­ti­co Esta­do democrático.

Poco antes de que la Ertzain­tza irrum­pie­ra en la redac­ción de EGIN, como ele­fan­te en una cacha­rre­ria, el poli­cia Atutxa, lan­za­ba delez­na­bles acu­sa­cio­nes con­tra el dia­rio y sus tra­ba­ja­do­res: “lo que escri­ben cier­tos pro­fe­sio­na­les de ese perió­di­co per­ju­di­ca direc­ta­men­te a los ciu­da­da­nos que leen sus articu­los”, para pos­te­rior­men­te apos­ti­llar que “soy par­ti­da­rio del plu­ra­lis­mo y de la liber­tad de expre­sión, siem­pre y cuan­do se res­pe­te la barre­ra que sepa­ra lo líci­to de lo ilí­ci­to o mani­pu­la­do”. No se con­for­ma­ba con tra­tar de publi­ci­tar un boi­cot con­tra EGIN, sino que iba más allá y se atre­vía a anun­ciar las futu­ras actua­cio­nes que, a su jui­cio, debían lle­var­se a cabo con­tra el dia­rio, y cita­ba tres for­mas de actua­ción: “Pri­me­ro, una actua­ción drás­ti­ca, guber­na­ti­va. Segun­do, una actua­ción judi­cial, nun­ca des­car­ta­ble. La ter­ce­ra, y la que pre­fie­ro, es la res­pues­ta de la pro­pia socie­dad, su renun­cia y recha­zo, a tra­vés de la no adqui­si­ción del dia­rio y la no inser­ción de publi­ci­dad”. Por des­gra­cia, las dos pri­me­ras se cum­plie­ron a raja tabla cin­co años des­pués, gra­cias, entre otros, a lide­res jel­tza­les como Atutxa, pero lo que no con­si­guie­ron fue el recha­zo de la socie­dad que tan­to anhe­la­ban, ya que tras el cie­rre de EGIN miles de per­so­nas inun­da­ron las calles de Eus­kal Herria derro­chan­do soli­da­ri­dad con todos los tra­ba­ja­do­res des­pe­di­dos, y que un año des­pues, gra­cias a las apor­ta­cio­nes de nume­ro­sas per­so­nas posi­bi­li­ta­ron la crea­ción de un nue­vo dia­rio que vería la luz en enero de 199, con el nom­bre de GARA.

La vile­za de Atutxa nun­ca tuvo limi­te y, tan solo una sema­na des­pues y con el cuer­po aun calien­te del sar­gen­to Goi­koetxea, arre­me­tía como el mayor de los villa­nos con­tra EGIN: “Yo digo con tris­te­za pero con total con­vic­ción que aquel que estu­vie­ra inser­tan­do publi­ci­dad en ese medio, está adqui­rien­do una par­ti­ci­pa­ción de la bala que Goi­koetxea tenía alo­ja­da en su cuer­po” (1 diciem­bre 1993). Pala­bras que en cual­quier demo­cra­cia ple­na, podrían lle­gar a ser cons­ti­tu­ti­vas de delito.

El 24 de agos­to de 1994, el perio­dis­ta Pepe Rei daría con sus hue­sos en la car­cel tras ser acu­sa­do de “cola­bo­ra­ción con ban­da arma­da”. El PNV veía como una de las per­so­nas que más habia tra­ba­ja­do e inves­ti­ga­do el tan com­pli­ca­do entra­ma­do poli­ti­co-poli­cial e inclu­so empre­sa­rial del par­ti­do, era por fin apre­sa­do para rego­ci­jo de los poli­ti­cos pro­fe­sio­na­les de Sabin Etxea. Un esto­ro menos, pen­sa­ron. Aun­que solo unos meses des­pués, el perio­dis­ta galle­go fue pues­to en liber­tad pro­vi­sio­nal bajo fian­za. Tras la deten­ción del perio­dis­ta, Atutxa decla­ra­ría que, “los demó­cra­tas siem­pre nos ale­gra­mos de poner a dis­po­si­ción judi­cial a un pre­sun­to delin­cuen­te, en este caso a Jose Benigno Rei”, para des­pués jac­tar­se de que “la deten­ción había demos­tra­do que la actua­ción de la Poli­cía vas­ca no se hace a humo de pajas”.

Ese mis­mo año, tan­to el minis­tro Belloch, como el dócil par­la­men­ta­rio espa­ñol, Iña­ki Ana­sa­gas­ti, uno de los mayo­res expo­nen­tes del “aber­tza­lis­mo vir­tual”, ata­ca­ban con espe­cial dure­za al dia­rio EGIN. A su vez, el PNV adver­tía en un comu­ni­ca­do que “gen­tes vas­cas podrían actuar con­tra la izquier­da aber­tza­le” (24 noviem­bre 1994). ¿Ame­na­zas? o ¿tris­te reali­dad?. El anun­cio del PNV, por impac­tan­te que pare­cie­ra, no supo­nia nin­gu­na nove­dad, ya que los miem­bros de la Ertzain­tza lle­va­ban tiem­po actuan­do con­tra ciu­da­da­nos vas­cos en una espi­ral repre­si­va que iba en aumen­to. Mien­tras tan­to el Gobierno de Lakua, enfras­ca­do en su par­ti­cu­lar cru­za­da con­tra el dia­rio EGIN, reci­bía la noti­cia de par­te del TSJPV, que le con­de­na­ba por sex­ta vez por des­cri­mi­nar al dia­rio aber­tza­le. Las ocho sen­tien­cias acu­mu­la­das en con­tra del Gobierno vas­con­ga­do por su con­ti­nuo boi­cot ins­ti­tu­cio­nal a EGIN (26 febre­ro 1995), no pare­cían tener la mayor reper­cu­sión en un Eje­cu­ti­vo que sema­nas más tar­de anun­cia­ba que esta­ba dis­pues­to a “ago­tar todas las vias lega­les antes de inser­tar pro­pa­gan­da en EGIN” (4 abril 1995).

El aten­ta­do de ETA con­tra el ertzai­na y mili­tan­te del PNV, Ramón Doral (5 mar­zo 1996), sería una dis­cul­pa mas para que el par­ti­do jel­tza­le pusie­ra a engra­sar toda su maqui­na­ria con el obje­ti­vo de pro­vo­car el ais­la­mien­to de la izquier­da aber­tza­le. Los jove­nes del PNV, enro­la­dos en EGI, pron­to pasa­ron a la acción, empa­pe­lan­do las pare­des de los pue­blos de Eus­kal Herria con insul­tan­tes y calum­nia­do­res pas­qui­nes con­tra, una vez mas, el dia­rio EGIN y su equi­po de inves­ti­ga­ción: “Pepe Rei apun­ta, ETA dis­pa­ra”. El perio­dis­ta galle­go habia rea­li­za­do inves­ti­ga­cio­nes sobre la Ertzain­tza y el nom­bre de Doral apa­re­cía en algu­nas de ellas, por todo ello, el PNV veía de nue­vo en Pepe Rei, la dis­cul­pa per­fec­ta para con­ti­nuar su cru­za­da difa­ma­do­ra con­tra el dia­rio y sus trabajadores.

A los pocos dias de ente­rrar a uno de sus mili­tan­tes, el PNV deci­dia dar un empu­je a su par­ti­cu­lar pro­ce­so de cons­truc­ción nacio­nal, fir­man­do en Madrid un pac­to de legis­la­tu­ra con el nue­vo gobierno del PP de Aznar.

La fija­ción del PNV con EGIN vol­vió a que­dar de mani­fies­to con oca­sión de la deten­ción de dos de sus redac­to­res, Fer­nan­do Alon­so y Ando­ni Mur­ga (18 agos­to 1996). Los ata­ques con­tra el dia­rio eran cada vez mas viru­len­tos y per­so­na­jes como Atutxa apro­ve­cha­ban cual­quier cir­cuns­tan­cia para arre­me­ter con­tra un medio de comu­ni­ca­ción que dia tras dia resis­tía estoi­ca­men­te las calum­nias y difa­ma­cio­nes cons­tan­tes. Tras los con­ti­nuos ata­ques, curio­sa­men­te sería el por­ta­voz del Gobierno espa­ñol, Miguel Angel Rodri­guez (quien lo diría) quien afir­ma­ra: “EGIN no se debe cerrar. (…) las pala­bras no matan, sino las pis­to­las encon­tra­das en los domi­ci­lios de los dos redac­to­res dete­ni­dos” (20 agos­to 1996). Pero Atutxa y sus corre­le­gio­na­rios esta­ban en un nivel supe­rior de aco­so y derri­bo con­tra el perio­di­co, como así lo refle­jan las decla­ra­cio­nes que el íncli­to con­se­je­ro de Inte­rior reali­zó tras la deten­ción de los dos perio­dis­tas, y que pue­den ser­vir de expli­ca­ción a lo suce­di­do en el verano de 1998. Estas fue­ron las deni­gran­tes per­las con­tra EGIN:

“EGIN es como una peque­ña bom­ba de amo­nal (…). Todas las maña­nas explo­ta una peque­ña bom­ba, de unos cin­cuen­ta gra­mos de amo­nal que es EGIN (…). EGIN es ade­más un cal­do de cul­ti­vo para que sur­jan ele­men­tos que aca­ban delin­quien­do en lo más horren­do y atroz, que es el terro­ris­mo” (22 agos­to 1996).

El 15 de agos­to Gar­zon clau­su­ra­ba EGIN y EGIN IRRATIA. El PNV emi­tia un comu­ni­ca­do don­de seña­la­ba que el auto del juez “pare­cia cum­plir los requi­si­tos lega­les y con­tar con las sufi­cien­tes garan­tias de que no sea una acción arbi­tra­ria”. Como pito­ni­sos no tie­nen pre­cio. Ni en aque­llos duros momen­tos el infa­me Atutxa cesó en sus ata­ques, decla­ran­do que “la empre­sa edi­to­ra va a tener unas garan­tias juri­di­cas de las que no dis­po­nen las vic­ti­mas de ETA”, para aña­dir que “EGIN ha teni­do mucho que ver en la exis­ten­cia de gen­te que se ríe de la muer­te de otros”.

Este rela­to tra­ta de demos­trar la cola­bo­ra­ción direc­ta y nece­sa­ria del PNV en la clau­su­ra del dia­rio EGIN. Sin ellos nun­ca hubie­ra sido posible.

Años más tar­de se demos­tra­ría que el cie­rre fue una tro­pe­lía pero a dia de hoy, su direc­tor, Jabier Salu­tre­gi con­ti­núa en pri­sión. A él le robé el tér­mino de “aber­tza­lis­mo vir­tual” y des­de aquí le brin­do mi mas sin­ce­ro homenaje.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.