Pre­sen­tan en Madrid un estu­dio que demues­tra la vera­ci­dad de los tes­ti­mo­nios de Tor­tu­ra en Eus­kal Herria

El estu­dio, rea­li­za­do duran­te 4 años, ha ana­li­za­do el tes­ti­mo­nio de 45 per­so­nas tor­tu­ra­das en Eus­kal Herria, uti­li­zan­do el Pro­to­co­lo de Estambul.

Todos los tes­ti­mo­nios son cohe­ren­tes y más de la mitad de ellos mues­tran el máxi­mo gra­do de cre­di­bi­li­dad. Ésta es una de las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes del Estu­dio “Inco­mu­ni­ca­ción y tor­tu­ra. Aná­li­sis estruc­tu­ra­do en base al Pro­to­co­lo de Estam­bul”, pre­sen­ta­do esta maña­na en la sede de la Fun­da­ción de la Abo­ga­cía Espa­ño­la y en el que han par­ti­ci­pa­do más de 30 pro­fe­sio­na­les de la salud y ocho orga­ni­za­cio­nes civiles.

El estu­dio, rea­li­za­do duran­te 4 años de inves­ti­ga­ción sin nin­gún tipo de finan­cia­ción, es el pri­me­ro en el Esta­do apli­can­do el Manual de Inves­ti­ga­ción y Docu­men­ta­ción Efec­ti­va sobre Tor­tu­ra, Cas­ti­gos y Tra­ta­mien­tos Crue­les, Inhu­ma­nos o Degra­dan­tes, más cono­ci­do como Pro­to­co­lo de Estam­bul, una guía para eva­luar la cohe­ren­cia de los tes­ti­mo­nios de per­so­nas tor­tu­ra­das adop­ta­do en el 2000 por la Ofi­ci­na del Alto Comi­sio­na­do de las Nacio­nes Uni­das para los Dere­chos Huma­nos, pero con, toda­vía, muy poca apli­ca­ción en la mayo­ría de paí­ses euro­peos. Los rela­to­res espe­cia­les sobre la Cues­tión de la Tor­tu­ra de las Nacio­nes Uni­das y sobre la Pro­mo­ción y la Pro­tec­ción de los Dere­chos Huma­nos y las Liber­ta­des Fun­da­men­ta­les en la lucha con­tra el terro­ris­mo, Juan E. Mén­dez y Ben Emmer­son, res­pec­ti­va­men­te, han resal­ta­do, en un man­da­to hecho públi­co hoy, la impor­tan­cia del infor­me como “un paso hacia la trans­pa­ren­cia y la ren­di­ción de cuen­tas” en los casos de tor­tu­ras, reco­men­dan­do al Gobierno espa­ñol que tome en cuen­ta sus reco­men­da­cio­nes y conclusiones.

“Con este estu­dio inten­ta­mos, des­de el rigor, des­de la aca­de­mia, ir más allá de los posi­cio­na­mien­tos polí­ti­cos para ver cuan­to hay de ver­dad en las denun­cias de tor­tu­ras en el País Vas­co”, expli­ca Pau Pérez, psi­quia­tra y con­sul­tor de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud en temas de vio­len­cia y catás­tro­fes y uno de los par­ti­ci­pan­tes en el estu­dio. Para su rea­li­za­ción, se ha toma­do tes­ti­mo­nio a 45 per­so­nas que han denun­cia­do haber sido víc­ti­mas de tor­tu­ras entre 1982 y la actua­li­dad, de dife­ren­tes mili­tan­cias, repar­ti­dos en hom­bres y muje­res, y cuyas tor­tu­ras habrían sido infrin­gi­das por los dis­tin­tos cuer­pos de segu­ri­dad estan­do en deten­ción inco­mu­ni­ca­da, apli­can­do el deno­mi­na­do Pro­to­co­lo de Estam­bul, con el que, a tra­vés de 14 cri­te­rios dis­tin­tos, se ana­li­za el rela­to de las víc­ti­mas, su estruc­tu­ra y se cote­ja con diver­sa docu­men­ta­ción y con los sín­to­mas psicológicos.

Para hacer el tra­ba­jo, se for­ma­ron cua­tro gru­pos de pro­fe­sio­na­les, for­ma­dos cada uno de ellos por una per­so­na ori­gi­na­ria del País Vas­co y otra per­so­na que no, que cote­ja­ron los tes­ti­mo­nios y res­to de docu­men­ta­ción de for­ma esca­lo­na­da. “No se encon­tró nin­gún caso en el que el rela­to no mos­tra­ra con­sis­ten­cia”, seña­la Pau Pérez, quien sub­ra­ya que has­ta aho­ra “nun­ca se había hecho un tra­ba­jo con tan­tas garan­tías y rigor”.

El estu­dio mues­tra los dife­ren­tes tipo de tor­tu­ras de los que han sido víc­ti­mas las 45 per­so­nas exa­mi­na­das. Las más uti­li­za­das fue­ron la pri­va­ción y mani­pu­la­ción de la esti­mu­la­ción sen­so­rial –pre­sen­te en el rela­to de las 45 per­so­nas exa­mi­na­das – , humi­lla­cio­nes de tipo ver­bal –92,3% de los rela­tos – , téc­ni­cas psi­co­ló­gi­cas para des­es­truc­tu­rar al indi­vi­duo –como la rup­tu­ra del rit­mo sue­ño-vigi­lia, la mani­pu­la­ción visual y audi­ti­va; pre­sen­tes en el 89,7% de los casos – , ame­na­zas de muer­te y daños a fami­lia­res y ami­gos –87,2% – , las pos­tu­ras for­za­das –79,5% – , los gol­pes –69,2%– y la asfi­xia –51,7% – . Los tes­ti­mo­nios ana­li­za­ron deta­lla­ron, en menor medi­da, haber pade­ci­do otros tipos de tor­tu­ra, como des­nu­dez for­za­da y veja­cio­nes sexua­les –39,5 y 38,5% res­pec­ti­va­men­te – , los cho­ques eléc­tri­cos –17,9% de las per­so­nas exa­mi­na­das – , o vio­la­cio­nes –7,7% de los tes­ti­mo­nios examinados – .

Beni­to Moren­tín, jefe de Pato­lo­gía Foren­se del Ins­ti­tu­to Vas­co de Medi­ci­na Legal y otro de los pro­fe­sio­na­les que ha tra­ba­ja­do en el infor­me, expli­ca que sólo han podi­do acce­der a la docu­men­ta­ción médi­ca de doce de las 45 per­so­nas estu­dia­das ya que en el res­to no ha sido posi­ble encon­trar ese tipo de docu­men­tos. En los dis­tin­tos par­tes de lesio­nes e infor­mes médi­cos ana­li­za­dos, en el 85% de los casos el docu­men­to seña­la­ba que las per­so­na exa­mi­na­da había sido víc­ti­ma de tor­tu­ras y en muchos de los casos se hacía refe­ren­cia a sín­to­mas físi­cos y psi­co­ló­gi­cos, en algu­nos de ellos a seña­les cor­po­ra­les que podrían haber sido con­se­cuen­cias de las torturas.

Sin embar­go, dado que en muchos casos la prác­ti­ca de la tor­tu­ra se pro­du­ce de mane­ra que evi­te dejar mar­cas físi­cas, son los efec­tos en la salud men­tal los que más pre­va­le­cen: más de la mitad de las per­so­nas exa­mi­na­das en el estu­dio mos­tra­ron en algún momen­to un tras­torno de estrés pos­trau­má­ti­co, en un 13,4% de los casos mos­tra­ba un tras­torno depre­si­vo y un 8,7% de los exa­mi­na­dos mos­tra­ron sín­to­mas de pade­cer el tras­torno per­sis­ten­te de la per­so­na­li­dad tras un hecho catas­tró­fi­co, un cam­bio per­sis­ten­te e irre­ver­si­ble en la per­so­na­li­dad de la víc­ti­ma cuyo diag­nós­ti­co se basa en la “pre­sen­cia de ras­gos pre­via­men­te ausen­tes como, por ejem­plo una acti­tud de per­ma­nen­te de des­con­fian­za u hos­ti­li­dad hacia el mun­do, ais­la­mien­to social, sen­ti­mien­tos de vacío o des­es­pe­ran­za, sen­ti­mien­to per­ma­nen­te de “estar al lími­te”, como si se estu­vie­ra cons­tan­te­men­te ame­na­za­do o viven­cia de extra­ñe­za de sí mis­mo”. Esta es la con­se­cuen­cia psi­co­ló­gi­ca “más gra­ve”, según seña­la María Ánge­les Pla­za, psi­có­lo­ga y miem­bro del Gru­po de Acción Comunitaria

El infor­me dedi­ca tam­bién un apar­ta­do sobre la res­ti­tu­ción del daño a las víc­ti­mas. Según deta­lla, nin­gu­na de las per­so­nas con las que se habló expre­sa­ron pro­pues­tas de res­tau­ra­ción del daño sufri­do. “No hay una rei­vin­di­ca­ción de repa­ra­ción del daño en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, labo­ra­les o de otro tipo, o, si la hay, no es par­te de lo que las per­so­nas con­si­de­ran rele­van­te a efec­tos de repa­ra­ción”. Sólo dos de las per­so­na­das exa­mi­na­das men­cio­na­ron la repa­ra­ción eco­nó­mi­ca, pero con ter­ce­ras per­so­nas como bene­fi­cia­rias. En el res­to de caso, no se plan­tea esa nece­si­dad y cuan­do se les pre­gun­ta sobre esa posi­bi­li­dad la recha­za­ron explícitamente.

Sin embar­go, el reco­no­ci­mien­to de los hechos sí supo­ne una dife­ren­cia para las per­so­nas víc­ti­mas de tor­tu­ras con las que se habló para rea­li­zar el infor­me. “De dis­tin­tas mane­ras y con dis­tin­tos énfa­sis, pero la mayo­ría de per­so­nas des­cri­ben el que mayor daño que sufren es que no sólo son igno­ra­dos o silen­cia­dos, sino el hecho de que se diga por par­te de por­ta­vo­ces guber­na­men­ta­les o de ins­tan­cias públi­cas, inclu­so vin­cu­la­das a temá­ti­cas de dere­chos huma­nos, que han inven­ta­do los malos tra­tos sufri­dos o que eso es par­te de supues­tas ins­truc­cio­nes”. Fren­te a esto, la mayo­ría de tes­ti­mo­nios sub­ra­ya­ron la no impu­ni­dad de los res­pon­sa­bles de las tor­tu­ras y la rea­li­za­ción de cam­bios que lle­ven a que no se den nue­vos casos de tor­tu­ra como la mejor repa­ra­ción de su pro­pio daño.

El equi­po res­pon­sa­ble sub­ra­yó duran­te la pre­sen­ta­ción del estu­dio que “no se pue­den deri­var datos epi­de­mio­ló­gi­cos”, por lo que no se pue­den extra­po­lar los resul­ta­dos a todo el colec­ti­vo de per­so­nas denun­cian­tes de haber sido víc­ti­mas de tor­tu­ra. La prin­ci­pal cau­sa de esto es, según seña­la Pau Pérez, que no hay un lis­ta­do ofi­cial de víc­ti­mas de tor­tu­ras, una mues­tra más de la fal­ta de volun­tad para inves­ti­gar las denun­cias de tor­tu­ra por par­te del Esta­do a pesar de las lla­ma­das de aten­ción de las ins­ti­tu­cio­nes euro­peas. Vir­gi­nia Álva­rez, de Amnis­tía Inter­na­cio­nal, seña­lo las fallas del sis­te­ma que hacen posi­ble que se pro­duz­ca la prác­ti­ca de la tor­tu­ra, sobre todo en régi­men de inco­mu­ni­ca­ción, la fal­ta de inves­ti­ga­ción por par­te de la jus­ti­cia y ha sub­ra­ya­do la fal­ta de men­ción a las víc­ti­mas de tor­tu­ra en el recien­te pro­yec­to de ley del Esta­tu­to de la Víc­ti­ma de Deli­tos. Por su par­te, Hans Dra­minsy Peter­sen, del Sub­co­mi­té de Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra, ha seña­la­do que “el estu­dio mere­ce un deba­te públi­co sobre los ejes de tra­ba­jo rela­cio­na­dos con la lucha con­tra la tortura”.

“Espa­ña ya ha sido con­de­na­da en tres oca­sio­nes por el Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos por no inves­ti­gar los casos de tor­tu­ra”, recuer­da Andrés Kra­ken­ber­ger, miem­bro de la aso­cia­ción pro dere­chos huma­nos Argui­tuz. “Espe­re­mos que el Gobierno espa­ñol tome nota y cum­pla con sus obli­ga­cio­nes”, concluye.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.