Al habla con Freddy Krue­ger- Juan Manuel Olarieta

Si antes de escri­bir esto me fro­to las manos no es por entu­sias­mo sino por­que aún no me he sacu­di­do de enci­ma el frío de los cala­bo­zos de la Direc­ción Gene­ral de la Guar­dia Civil, que me lle­vó a acor­dar­me de cuan­do Cer­van­tes, que tam­bién estu­vo en la cár­cel, dijo aque­llo de que en tales luga­res “toda inco­mo­di­dad tie­ne su asien­to”. Tam­bién me acor­dé de Miguel Her­nán­dez pre­so, de Lor­ca ase­si­na­do, de Macha­do muer­to en el exlio, e inclu­so de Lope de Vega, tam­bién per­se­gui­do, de Que­ve­do… Me pre­gun­té si a lo lar­go de la his­to­ria aquí ha habi­do alguien a quien no hayan pues­to los gri­lle­tes por hacer, decir o escri­bir. ¡Qué asco de país!

Me dejó estu­pe­fac­to el juez de la Audien­cia Nacio­nal, Eloy Velas­co, cuan­do me pre­gun­tó con qué inten­ción había yo dicho lo que dije. Des­pués de una noche sin dor­mir creo que no estu­ve a la altu­ra de la pre­gun­ta, así que lo haré des­de aquí: Señor Juez, lo dije con la mejor intención.
Cual­quier cosa que dije­se, por­que des­pués de pasar una noche en vela no logra­ba acor­dar­me de nada. Se lo juro.

Hace ya tiem­po que en la Audien­cia Nacio­nal ven­go escu­chan­do pre­gun­tas acer­ca de la «inten­ción» con la que se hacen o dicen las cosas, lo cual me tras­la­da a las peo­res pesa­di­llas medie­va­les de la Inqui­si­ción, de las que este país no aca­ba de des­ha­cer­se. Nadie pue­de juz­gar la con­cien­cia de nadie. En el Impe­rio Romano, don­de hubo muchos y muy gran­des juris­tas, había una nor­ma que decía «Cogi­ta­tio­nes poe­nam nemo pati­tur» que ya me habrán escu­cha­do reci­tar en latín en algún jui­cio y que aho­ra les tra­duz­co a mi mane­ra: «Los pen­sa­mien­tos no pue­den delin­quir».

Las pala­bras sólo moles­tan a quien está acos­tum­bra­do a escu­char­se a sí mis­mo y no quie­re oir nada más, lo que en Espa­ña ocu­rre con el Esta­do, el rey, sus ins­ti­tu­cio­nes, orga­nis­mos, auto­ri­da­des y capa­ta­ces. En los medios de comu­ni­ca­ción sólo se oyen a sí mis­mos y por eso casi pare­ce nor­mal que cual­quier fra­se que se sal­ga de ahí les sue­ne como el más horren­do de los crímenes.

Pero, ¿saben Uste­des una cosa? Creo que no se han ente­ra­do de algo: en este país, a dife­ren­cia del res­to del mun­do, los tri­bu­na­les se lla­man «audien­cias» por­que están para oir a la gen­te. Un jui­cio no es un reci­tal que dan el CSI, los poli­cías o los peri­tos, sino que a los acu­sa­dos tam­bién les gus­ta que se les pres­te un poco de atención.

Cuan­do el juez me pre­gun­tó por unas pala­bras pro­nun­cia­das hace más de un año, me aper­ci­bí de que duran­te todo este tiem­po han esta­do (el juez y el fis­cal con la ayu­da de la Guar­dia Civil), fra­guan­do una cau­sa cri­mi­nal a espal­das de tres acu­sa­dos, lo cual, apar­te de que está muy feo, es ile­gal, y no lar­ga­ré aquí todo el reper­to­rio de vio­la­cio­nes que han come­ti­do por­que las debe­rían cono­cer lo mis­mo que yo.

Los acu­sa­dos no sólo tene­mos dere­cho a decir «la últi­ma pala­bra» cuan­do nos van a poner la soga en el cue­llo, sino que tene­mos dere­cho a decir­la des­de el prin­ci­pio, y me pare­ce muy tris­te tener que recor­dar a un juez y a un fis­cal que si se empe­ñan en com­ba­tir la ile­ga­li­dad, empie­cen a dar ejem­plo y com­ba­tan sus pro­pias ile­ga­li­da­des. Enton­ces los demás empe­za­re­mos a creer en lo que hacen Ustedes.

Señor Juez: si lo que diji­mos los acu­sa­dos hace un año cons­ti­tu­ye un horren­do deli­to, ¿por qué no eli­mi­nan de inter­net aque­llos sitios que repro­du­cen nues­tras pala­bras? Pues­tos a cen­su­rar y a tapar la boca…
¿por qué no cerrar los ser­vi­do­res?, ¿por qué no encar­ce­lar tam­bién a quien los ha inser­ta­do en ellos?

Le repi­to a Usted que la ban­de­ra de la Repú­bli­ca Popu­lar no es más que eso exac­ta­men­te, y no la ver­sión tunea­da que a Usted le han con­ta­do, a saber, que es la ban­de­ra de los GRAPO. Para aper­ci­bir­se de ello, en lugar de escu­char can­tos de sire­na, no tie­ne más que pasear­se por una mani­fest­ción cual­quie­ra y hacer­se esta pre­gun­ta a sí mis­mo: todos esos que por­tan la ban­de­ra de la Repú­bli­ca Popu­lar, ¿son mili­tan­tes de los GRAPO?, ¿sim­pa­ti­zan­tes?, ¿del entorno?, ¿esta­mos rodea­dos de terro­ris­tas por todas partes?

Les digo a Uste­des lo que ya le he pues­to por escri­to al Tri­bu­nal Supre­mo: la ver­da­de­ra natu­ra­le­za de este Esta­do vie­ne dada por muchos deta­lles sig­ni­fi­ca­ti­vos, como el de que el enal­te­ci­mien­to del terro­ris­mo y las inju­rias al rey son un cri­men, pero la exal­ta­cion del geno­ci­dio nazi no lo es, y no digo más por­que a buen entendedor…

Cuan­do el juez me leyó, una tras otra, las fra­ses entre­sa­ca­das que yo había pro­nun­cia­do en la Casa de la Cul­tu­ra de un Ayun­ta­mien­to, es decir, en unos loca­les ofi­cia­les, por un ins­tan­te me asus­té de mí mis­mo, me vi como una ase­sino en serie, como Freddy Krue­ger en la pelí­cu­la Pesa­di­lla en Elm Street, has­ta que caí en la cuen­ta de que ese no era yo sino un resu­men que hace la Guar­dia Civil de mis pala­bras, en don­de más dos horas de expli­ca­cio­nes se sim­pli­fi­can en sólo 30 segun­dos por arte de magia, un ver­da­de­ro caso de inge­nie­ría judi­cial, que es igual que la inge­nie­ría con­ta­ble de algu­nas empresas.

Por lo tan­to, aho­ra me ten­go que diri­gir a la Guar­dia Civil: una fra­se es la uni­dad dia­léc­ti­ca del tex­to y el con­tex­to. Un tex­to sin con­tex­to no sig­ni­fi­ca nada, o sig­ni­fi­ca cual­quier cosa. Uste­des le entre­gan al juez un CD con la gra­ba­ción com­ple­ta del acto, pero tie­nen que tener en cuen­ta que el juez no va escu­char una char­la que dura varias horas. No pue­de per­der su pre­cia­do tiem­po en escu­char­nos a noso­tros por­que tie­ne otras cosas más impor­tan­tes que hacer. El tri­bu­nal tam­po­co va escu­char­nos a noso­tros, ni va a per­der el tiem­po oyen­do una char­la de dos horas sobre los pre­sos polí­ti­cos. Se que­da­rían dor­mi­dos por­que es un asun­to que no les intere­sa nada. Por eso, en el futu­ro, ade­más de hacer un com­pen­dio de fra­ses incen­dia­rias, a cada cual más tre­men­da, es mejor que incu­yan tam­bién un poco del con­tex­to en el que se pro­nun­cia­ron para que se entien­dan mejor. De esa mane­ra no haría fal­ta que el juez pre­gun­ta­ra por las inten­cio­nes, sean bue­nas o malas.

Bueno, ten­go que ter­mi­nar por­que me he enro­lla­do y no he habla­do de lo que debe­ría: la lucha arma­da, la gue­rri­lla, el terro­ris­mo y la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria. Habrá que dejar­lo para la con­ti­nua­ción de la saga, que se titu­la­rá El retorno de Freddy Krue­ger (si la Audien­cia Nacio­nal no lo impide).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *