El nuevo gran desafío de Cuba- Manlio Dinucci

JPEG - 18.7 KB

Des­de que la Revo­lu­ción Cuba­na puso fin, en 1959, al domi­nio esta­dou­ni­den­se sobre la mayor isla de las Anti­llas, con­trol que había comen­za­do con la gue­rra his­pano-esta­dou­ni­den­se de 1898, Esta­dos Uni­dos ha veni­do tra­tan­do –a lo lar­go más de medio siglo– de recon­quis­tar Cuba, recu­rrien­do para ello a todos los medios: des­de la inva­sión has­ta el terro­ris­mo de Esta­do y pasan­do por el ais­la­mien­to y el embar­go [1].

Pero la resis­ten­cia del pue­blo cubano, orga­ni­za­do como «Esta­do socia­lis­ta de tra­ba­ja­do­res, inde­pen­dien­te y sobe­rano» (Artícu­lo 1º de la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca de Cuba) hizo fra­ca­sar el inten­to. El pre­si­den­te Barack Oba­ma ha teni­do que acep­tar la reali­dad, al anun­ciar el res­ta­ble­ci­mien­to de las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas y ali­ge­ran­do par­cial­men­te el embar­go.

Esta deci­sión ha reci­bi­do una aco­gi­da entu­sias­ta entre los cuba­nos y entre todos aque­llos que los han apo­ya­do, por­que es el resul­ta­do de la lucha que libra­ron a lo lar­go de todos estos años.

Pero al mis­mo tiem­po esta­mos sien­do tes­ti­gos de una inten­sa cam­pa­ña que atri­bu­ye todos los hono­res de la His­to­ria al pre­si­den­te Oba­ma, como si hubie­se mar­ca­do una rup­tu­ra total con la polí­ti­ca agre­si­va de Esta­dos Uni­dos hacia Cuba.

Una inter­pre­ta­ción que la pro­pia Casa Blan­ca se ha encar­ga­do de des­men­tir. Según reco­no­ce Oba­ma en su dis­cur­so ofi­cial: «Déca­das de ais­la­mien­to de Cuba por Esta­dos Uni­dos no han logra­do con­cre­tar nues­tro obje­ti­vo. Hoy Cuba aún está gober­na­da por los Cas­tro y el Par­ti­do Comu­nis­ta.» Y agre­ga que, al res­ta­ble­cer las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas, los Esta­dos Uni­dos pue­den «defen­der nues­tros valo­res y ayu­dar al pue­blo cubano a que se ayu­de a sí mis­mo».

Lo cual sig­ni­fi­ca que la admi­nis­tra­ción Oba­ma no renun­cia a la estra­te­gia que apun­ta a la des­truc­ción del Esta­do cubano. Sólo modi­fi­ca la mane­ra de lograr­lo. No habrá un nue­vo des­em­bar­co como el de Bahía de Cochi­nos, efec­tua­do en 1961, bajo la pre­si­den­cia del tam­bién demó­cra­ta Ken­nedy, por con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios cuba­nos entre­na­dos y paga­dos por la CIA.

Lo que habrá, bajo la admi­nis­tra­ción Oba­ma, será un des­em­bar­co de orga­ni­za­cio­nes «no guber­na­men­ta­les», fabri­ca­das por la CIA y el Depar­ta­men­to de Esta­do, envia­das por Washing­ton con «pro­yec­tos huma­ni­ta­rios de ayu­da al pue­blo cubano». El Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos –sub­ra­ya el docu­men­to ofi­cial de la Casa Blan­ca– ha atri­bui­do «impor­tan­tes fon­dos para la pro­gra­ma­ción de la demo­cra­cia en Cuba, asig­na­dos para pres­tar asis­ten­cia huma­ni­ta­ria, pro­mo­ver los dere­chos huma­nos y las liber­ta­dos fun­da­men­ta­les, apo­yar el libre flu­jo de infor­ma­ción, esti­mu­lar las refor­mas a tra­vés de nues­tros con­tac­tos de alto nivel con fun­cio­na­rios cuba­nos». Serán finan­cia­das espe­cial­men­te «las acti­vi­da­des de fun­da­cio­nes pri­va­dos e ins­ti­tu­tos de inves­ti­ga­ción e ins­truc­ción».

Con las orga­ni­za­cio­nes «no guber­na­men­ta­les» que lle­ga­rán con los bol­si­llos lle­nos de dóla­res, des­em­bar­ca­rán tam­bién las trans­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses que, según escri­be el New York Times, están pre­pa­ran­do una «cabe­za de pla­ya» para pene­trar con sus capi­ta­les en la eco­no­mía cuba­na, apun­tan­do al sec­tor de la bio­tec­no­lo­gía –muy desa­rro­lla­do en Cuba–, las minas –sobre todo el níquel ya que Cuba posee una de las reser­vas más impor­tan­tes del mun­do– así como el sec­tor hote­le­ro y turís­ti­co, don­de exis­te un gran poten­cial.

El desafío que aho­ra tie­ne ante sí el pue­blo cubano con­sis­te en con­ser­var las con­quis­tas de la Revo­lu­ción ante la nue­va ofen­si­va de Washing­ton, que recu­rri­rá a herra­mien­tas no menos peli­gro­sas que las ante­rio­res. La situa­ción es hoy más favo­ra­ble para Cuba ya que gran par­te de Lati­noa­mé­ri­ca ha deja­do de ser el «patio trasero de Esta­dos Uni­dos» y Cuba, jun­to con Vene­zue­la –aho­ra obje­to de nue­vas san­cio­nes esta­dou­ni­den­ses– y con otros paí­ses, ha dado vida a la Alian­za Boli­va­ria­na para las Amé­ri­cas (ALBA).

Será por lo tan­to deci­si­va la nue­va gene­ra­ción que, en Cuba, debe dar con­ti­nua­ción a la Revo­lu­ción hacien­do fra­ca­sar el plan de Washing­ton ten­dien­te a la des­truc­ción del Esta­do socia­lis­ta en nom­bre de una «inde­pen­den­cia del pue­blo cubano», que con­du­ci­ría a una nue­va depen­den­cia del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se.

[1] El tér­mino «embar­go» –que se escri­be y pro­nun­cia exac­ta­men­te de la mis­ma mane­ra en inglés, fran­cés y espa­ñol– corres­pon­de a la ter­mi­no­lo­gía impues­ta a la pren­sa inter­na­cio­nal por los medios domi­nan­tes que vehi­cu­lan la pro­pa­gan­da esta­dou­ni­den­se. Los cuba­nos uti­li­zan la pala­bra «blo­queo» –en inglés «bloc­ka­de», en fran­cés «blo­cus»– por ser esa polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se esen­cial­men­te simi­lar a un ase­dio mili­tar ten­dien­te a cor­tar a todo un país el sumi­nis­tro de todo lo nece­sa­rio para la vida nor­mal de la pobla­ción de cual­quier Esta­do del mun­do y sus posi­bi­li­da­des de comer­ciar con otros Esta­dos. Nota del tra­duc­tor al espa­ñol.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: