Las sub­con­tra­tas, otra mane­ra de pri­va­ti­zar Osakidetza

osakidetza.jpg
Den­tro de la cam­pa­ña con­tra las pri­va­ti­za­cio­nes en la sani­dad públi­ca que des­de el sin­di­ca­to LAB ya ini­cia­mos en enero de este año, infor­man­do sobre el cos­te de dine­ro públi­co que Osa­ki­detza deri­va a tra­vés de la con­cer­ta­ción a la sani­dad pri­va­da, aho­ra que­re­mos denun­ciar tam­bién las otras for­mas que emplea Osa­ki­detza para pri­va­ti­zar. Nos refe­ri­mos, en este caso con­cre­to, a la sub­con­tra­ta­ción de ser­vi­cios públicos. 

Se han pri­va­ti­za­do ser­vi­cios de lim­pie­za, coci­nas, man­te­ni­mien­to, lavan­de­ría, segu­ri­dad, archi­vo de his­to­rias, labo­ra­to­rio, radio­lo­gía, etc. De for­ma len­ta pero sis­te­má­ti­ca se han redu­ci­do plan­ti­llas y camas públi­cas, al tiem­po que se ha exten­di­do la con­cer­ta­ción de las inter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas con la sani­dad pri­va­da.

El resul­ta­do es una dis­mi­nu­ción de las y los tra­ba­ja­do­res de la Sani­dad Públi­ca y un aumen­to de las demo­ras en espe­ra qui­rúr­gi­ca, prue­bas diag­nós­ti­cas, con­sul­tas de espe­cia­lis­ta y de aten­ción pri­ma­ria, es decir, el dete­rio­ro de la cali­dad asistencial.

¿Qué medi­das pro­po­ne tomar el sin­di­ca­to LAB ante esta situación?

En resu­men, exis­ten varias alter­na­ti­vas para la rever­sión de estos ser­vi­cios pri­va­ti­za­dos al sis­te­ma sani­ta­rio públi­co, que van des­de el con­trol exhaus­ti­vo de su acti­vi­dad y la denun­cia de los incum­pli­mien­tos de sus con­tra­tos, el con­trol exhaus­ti­vo de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo del per­so­nal emplea­do en estas empre­sas, la uti­li­za­ción de las cláu­su­las de las mis­mos para su recu­pe­ra­ción, has­ta la expropiación.

Uno de los ejem­plos más sig­ni­fi­ca­ti­vos y grá­fi­cos que tene­mos es el del ser­vi­cio de man­te­ni­mien­to de elec­tro­me­di­ci­na del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de Ara­ba (HUA), úni­co ser­vi­cio de man­te­ni­mien­to de equi­pa­mien­to elec­tro­mé­di­co pro­pio den­tro de la red sani­ta­ria de Osa­ki­detza, que rea­li­za su tra­ba­jo de una for­ma direc­ta, autó­no­ma y no depen­dien­te de nin­gu­na casa o con­tra­ta exterior.

Este aho­rro es significativo:
⁃ El pre­cio hora de inter­ven­ción de una o un téc­ni­co exte­rior pue­de osci­lar de los 90 euros a los 450 euros. Aquí hay que aña­dir las tasas por des­pla­za­mien­to, los mate­ria­les pre­cio empre­sa más el 21% de IVA, fren­te a los 25 euros del o de la téc­ni­co de elec­tro­me­di­ci­na de Osa­ki­detza, sin otro tipo de gas­to que no fue­se el pro­pio de los repues­tos o pie­zas a sustituir.
⁃ La res­pues­ta rápi­da y efi­caz cuan­do se pre­ci­sa una inter­ven­ción téc­ni­ca, sin espe­rar a que lle­gue una o un téc­ni­co exte­rior y, por lo tan­to, dejar un equi­po en espe­ra y no ope­ra­ti­vo has­ta su repa­ra­ción. No se anu­lan citas de pacien­tes y si es nece­sa­rio se da una alter­na­ti­va que resuel­va el pro­ble­ma téc­ni­co. Ahí tam­bién se aho­rra dinero.
Más de 40 millo­nes de euros en cua­tro años para una par­te de los equi­pos elec­tro­mé­di­cos a man­te­ner se paga­rían en Biz­kaia. En Ara­ba no supe­ra­ría con el per­so­nal inclui­do y todo el apa­ra­ta­je en gene­ral los 14 millo­nes de euros.

Cla­ro está que lo prin­ci­pal es la volun­tad polí­ti­ca de poten­ciar la sani­dad públi­ca y de aca­bar con la deri­va pri­va­ti­za­do­ra, refor­zar y uti­li­zar de mane­ra inten­si­va los recur­sos de la Sani­dad Públi­ca, dete­ner las pri­va­ti­za­cio­nes y recu­pe­rar lo privatizado.

Con los datos sobre la mesa y con la afir­ma­ción de algu­nos direc­to­res eco­nó­mi­co-finan­cie­ros de Osa­ki­detza de que la ges­tión públi­ca es más bara­ta y de mejor cali­dad que la pri­va­da, no enten­de­mos cómo los ges­to­res de Osa­ki­detza, en este caso el PNV, siguen sub­con­tra­tan­do ser­vi­cios públi­cos a las empre­sas pri­va­das. ¿A quién bene­fi­cian esas sub­con­tra­ta­cio­nes con dine­ro públi­co? ¿Aca­so, para el PNV, la salud es un negocio?

Para el sin­di­ca­to LAB está muy cla­ro, lo úni­co que gene­ra rique­za común es la ges­tión públi­ca. La salud no es un negocio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.