“No lo pue­do enten­der, no tie­ne nin­gún sentido”

Borro­ka Garaia

Esa fra­se del media­dor Brian Currin resu­me el con­te­ni­do de la rue­da de entre­vis­tas que ha dado en nume­ro­sos medios vas­cos estos días en rela­ción al “pro­ce­so de paz” en Eus­kal Herria que el pro­pio Brian Currin ha defi­ni­do como “pro­ce­so de paz que no es un pro­ce­so de paz”. Obvia­men­te si un pro­ce­so de paz no es un pro­ce­so de paz, será otra cosa. ¿Qué cosa?. No aca­ba de acla­rár­nos­lo nadie.

Brian Currin dice que no entien­de ni tie­ne nin­gún sen­ti­do que los esta­dos espa­ñol y fran­cés no hayan dado algún paso, ni se le pasó por la cabe­za que tras el fin de la lucha arma­da de ETA no se haya podi­do lle­gar a nin­gún tipo de con­ver­sa­ción ni acuer­do ni siquie­ra sobre las con­se­cuen­cias del conflicto.

Me resul­ta extre­ma­da­men­te com­pli­ca­do creer que una per­so­na como Brian Currin que ha cono­ci­do y segui­do los pro­ce­sos irlan­dés, suda­fri­cano y colom­biano de cer­ca pue­da decir algo así. Y como par­to de la base de que no nos inten­ta men­tir cons­cien­te­men­te y dado que dice no enten­der­lo ni encon­trar­le el sen­ti­do, humil­de­men­te tra­ta­ré de refres­car­le la memo­ria empe­zan­do des­de lo más básico.

¿Qué es un pro­ce­so de paz?. Los pro­ce­sos de paz son los esfuer­zos de las par­tes intere­sa­das en lograr una solu­ción dura­de­ra a un con­flic­to. Un pro­ce­so de paz requie­re como míni­mo de dos acto­res; Obvia­men­te, las dos par­tes enfren­ta­das en ese con­flic­to. Gene­ral­men­te, una ter­ce­ra par­te que a veces pue­de ayu­dar es la media­do­ra. Ésta es la estruc­tu­ra míni­ma que requie­re todo pro­ce­so de paz. La impli­ca­ción de todos los agen­tes enfren­ta­dos y un esfuer­zo míni­mo por dar sali­da a una situa­ción de conflicto.

Una par­te por sí sola no pue­de rea­li­zar un pro­ce­so de paz ya que no pue­de dar una solu­ción dura­de­ra al con­flic­to uni­la­te­ral­men­te ni pue­de traer la paz. Es impor­tan­te resal­tar la dife­ren­cia entre paci­fi­ca­ción y pro­ce­so de paz. Paci­fi­ca­ción es la eli­mi­na­ción pro­gre­si­va de ele­men­tos de vio­len­cia en un con­flic­to, pero nun­ca es un pro­ce­so de paz, ya que se pue­de dar una paci­fi­ca­ción tras una vic­to­ria mili­tar. Sien­do la paci­fi­ca­ción un ele­men­to de un pro­ce­so de gue­rra y no de paz, para asen­tar y nor­ma­li­zar lo pre­via­men­te ase­gu­ra­do tras la fuerza.

Aun­que dejan­do de lado el idea­lis­mo, la meta­fí­si­ca, los intere­ses de la “indus­tria de la paz” y el bue­nis­mo, hable­mos real­men­te de lo que es un pro­ce­so de paz en tér­mi­nos his­tó­ri­cos y más pega­dos a la reali­dad. Un pro­ce­so de paz es un pun­to de infle­xión al que se lle­ga cuan­do una par­te en con­flic­to se posi­cio­na algo por enci­ma de la otra. Ha con­se­gui­do cier­ta ven­ta­ja y el pro­ce­so de paz lo asen­ta­rá. Si no se asien­ta esa ven­ta­ja en el pro­ce­so, éste pro­ce­so será recha­za­do, abandonado.

Es decir, un pro­ce­so de paz es la hege­mo­nía de uno de los ban­dos mien­tras el otro aca­ta cier­tas con­di­cio­nes de derro­tas estra­té­gi­cas. Pue­de que sue­ne muy duro y polí­ti­ca­men­te no muy correc­to esto que aca­ba de ser expues­to pero ani­mo a cual­quie­ra que pon­ga un ejem­plo de pro­ce­so de paz don­de dos ban­dos de mutuo acuer­do lle­gan a la con­clu­sión de que la paz es nece­sa­ria por­que es un valor de la huma­ni­dad. No encon­tra­re­mos a nadie que expon­ga un pro­ce­so de paz don­de no se asien­tan las posi­cio­nes de uno u otro ban­do en mayor medida.

¿Cómo se lle­gó al pro­ce­so de paz en Sudá­fri­ca? La acción arma­da inter­na­cio­na­lis­ta de la revo­lu­ción Cuba­na fue uno de los fac­to­res des­en­ca­de­nan­tes. En 1975 a peti­ción del Movi­mien­to Popu­lar para la Libe­ra­ción de Ango­la, Cuba envió tro­pas mili­ta­res que impi­die­ron los pla­nes de Esta­dos Uni­dos, mer­ce­na­rios euro­peos, la Sudá­fri­ca racis­ta y el Zai­re para supri­mir la inde­pen­den­cia ango­le­ña y saquear el país. Derro­ta­das las fac­cio­nes capi­ta­lis­tas y racis­tas se ase­gu­ró la sobe­ra­nía que­dán­do­se un con­tin­gen­te arma­do cubano para preservarla.

Sin embar­go, una déca­da des­pués se vol­vie­ron a repro­du­cir ata­ques e incur­sio­nes del ejer­ci­to suda­fri­cano. Nue­va­men­te Cuba a peti­ción del gobierno, envío un fuer­te con­tin­gen­te mili­tar inter­na­cio­na­lis­ta ( avia­ción de com­ba­te, tan­ques, arti­lle­ría pesa­da..). En la bata­lla de Cui­to Cua­na­va­le, al sur del terri­to­rio ango­le­ño , las fuer­zas racis­tas sufrie­ron una terri­ble derro­ta que les for­zó a retirarse.

Ches­ter Croc­ker, sub­se­cre­ta­rio de Esta­do de los EEUU lle­gó a afir­mar que “el avan­ce cubano en el sur­oes­te de Ango­la ha crea­do una diná­mi­ca mili­tar impre­de­ci­ble”. En reali­dad, lo no espe­ra­do por ellos era que las fuer­zas cuba­nas en coope­ra­ción con las de Ango­la y Nami­bia les obli­ga­rán a sen­tar­se en una mesa nego­cia­do­ra y acep­tar la inde­pen­den­cia de Namibia.

Sin la derro­ta del ejér­ci­to suda­fri­cano en Cui­to Cua­na­va­le y la ame­na­za de insu­rrec­ción del pue­blo negro de Sudá­fri­ca ins­pi­ra­da en esta derro­ta y pro­pul­sa­da en años de duro com­ba­te con­tra el apartheid, la his­to­ria hubie­ra corri­do dife­ren­te. En pala­bras del pro­pio Man­de­la “la bata­lla de Cui­to Cua­na­va­le fue el vira­je en la lucha para librar al con­ti­nen­te y a nues­tro país del fla­ge­lo del apartheid”.

Fue la acción mili­tar cuba­na, la resis­ten­cia arma­da de la cla­se tra­ba­ja­do­ra suda­fri­ca­na del movi­mien­to anti apartheid y la pro­pia cri­sis inter­na eco­nó­mi­ca del régi­men suda­fri­cano lo que creó las con­di­cio­nes para el pro­ce­so de paz.

Diver­sos sec­to­res del régi­men racis­ta empe­za­ban a echar sus cuen­tas y veían una nece­si­dad lle­var a cabo refor­mas aun­que eso tra­je­ra con­si­go la pér­di­da de algu­nos privilegios.

“La eco­no­mía suda­fri­ca­na tenía como prin­ci­pa­les bases su pro­duc­ción de oro, pla­tino y dia­man­tes, pero el comer­cio inter­na­cio­nal esta­ba casi para­li­za­do para otro tipo de expor­ta­ción. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co se había dete­ni­do en tan­to el pre­cio de la mate­ria pri­ma del país (como el oro) baja­ba en los Mer­ca­dos mun­dia­les, cau­san­do una rece­sión eco­nó­mi­ca a media­dos de la déca­da de 1980.

El apartheid prohi­bía asi­mis­mo que millo­nes de suda­fri­ca­nos negros pudie­ran real­men­te inte­grar­se a la eco­no­mía nacio­nal más que como mano de obra bara­ta, pri­van­do a las empre­sas suda­fri­ca­nas de un gran mer­ca­do interno poten­cial. Inclu­si­ve la expan­sión de la indus­tria se veía fre­na­da por la esca­sez de mano de obra cali­fi­ca­da, en tan­to el acce­so a la edu­ca­ción espe­cia­li­za­da sólo era per­mi­ti­do a los suda­fri­ca­nos blan­cos. La urgen­cia de man­te­ner un apa­ra­to mili­tar-poli­cial repre­si­vo con­su­mía la mano de obra de los blan­cos, quie­nes en vir­tud del apartheid ocu­pa­ban todos los car­gos en la admi­nis­tra­ción públi­ca y las fuer­zas armadas.

Así la aero­lí­nea de ban­de­ra suda­fri­ca­na pro­du­jo la cam­pa­ña mos­tran­do aero­puer­tos y ter­mi­na­les vacíos con el eslo­gan: Sin refor­mas Sudá­fri­ca no irá a nin­gu­na parte.

La demo­gra­fía de Sudá­fri­ca tam­bién mos­tra­ba la insos­te­ni­bi­li­dad del apartheid a lar­go pla­zo, pues la mejo­ra en las aten­cio­nes médi­cas, pese a la mar­gi­na­ción y la dis­cri­mi­na­ción, per­mi­tie­ron un cre­ci­mien­to demo­grá­fi­co sos­te­ni­do de la pobla­ción negra, el cual resul­ta­ba supe­rior al de los blan­cos. De hecho, hacia 1985 los blan­cos ya cons­ti­tuían menos del 15% de la pobla­ción de Sudá­fri­ca, mien­tras que en 1948 eran el 21% de los habi­tan­tes del país, sien­do cada vez más difí­cil en la prác­ti­ca (ade­más de moral­men­te inacep­ta­ble) que una mino­ría tan exigua impu­sie­ra su domi­nio polí­ti­co y eco­nó­mi­co en base a cri­te­rios abier­ta­men­te racistas.”

EEUU y Gran Bre­ta­ña empe­za­ron a reba­jar su apo­yo al regi­men de apartheid al que se habían mos­tra­do incon­di­cio­na­les. Y a bara­jar opcio­nes de refor­ma que sin variar las rela­cio­nes de poder podrían seguir asen­tan­do la hege­mo­nía capi­ta­lis­ta e impe­dir una insu­rre­ción. Exis­tían ya san­cio­nes eco­nó­mi­cas al regi­men por par­te de la ONU y des­in­ver­sio­nes de algu­nos paí­ses. El rand, la mone­da suda­fri­ca­na lle­gó a su nivel más bajo cono­ci­do hacien­do muy ines­ta­ble la economía.

“En 1984 el pre­si­den­te Pie­ter Willem Botha ini­ció polí­ti­cas des­ti­na­das a evi­tar que cre­cie­ra el des­con­ten­to entre la pobla­ción negra, per­mi­tien­do que los “no blan­cos” se ins­ta­len en algu­nas “áreas de blan­cos”, abo­lien­do la prohi­bi­ción de matri­mo­nios inter­ra­cia­les, y tole­ran­do las agru­pa­cio­nes polí­ti­cas mul­ti­rra­cia­les, pero negán­do­se a otor­gar mayo­res liber­ta­des a los negros. La polí­ti­ca del apartheid crea­ba cada vez más con­tro­ver­sias y opo­si­ción de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, mien­tras que den­tro de Sudá­fri­ca diver­sos líde­res blan­cos asu­mían seria­men­te que el apartheid no podría durar muchos años más.”

Sería enton­ces cuan­do se ini­cia­ría abier­ta­men­te el pro­ce­so de paz en Sudá­fri­ca en un con­tex­to de cri­sis inter­na del régi­men inten­si­fi­ca­da por la acción inter­na­cio­na­lis­ta de Cuba y una situa­ción pre-insu­rre­cio­nal de las masas negras que duran­te años de duro com­ba­te y lucha habían ero­sio­na­do seria­men­te los pila­res de la opre­sión. Todos estos fac­to­res darían como resul­ta­do el pro­ce­so polí­ti­co de paz que des­man­te­ló el apartheid.

En Irlan­da y en Colom­bia tam­bién se abrie­ron pro­ce­sos de paz sobre todo gra­cias al accio­nar arma­do de sus res­pec­ti­vas resistencias.

En Irlan­da las nego­cia­cio­nes polí­ti­cas mul­ti­la­te­ra­les tra­je­ron estos dos pun­tos clave:

Los acuer­dos políticos

Dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción para Irlan­da del Nor­te. (En el momen­to que haya una mayo­ría nacionalista/​republicana en el nor­te de Irlan­da por ley se debe­rá rea­li­zar un refe­ren­dum de ane­xión a Irlan­da del sur y ser este resul­ta­do reco­no­ci­do y acep­ta­do por Lon­dres y Dublin en su legislación)

(..)To exer­ci­se their right of self-deter­mi­na­tion on the basis of con­sent, freely and con­cu­rrently given, North and South, to bring about a uni­ted Ire­land, if that is their wish, accep­ting that this right must be achie­ved and exer­ci­sed with and sub­ject to the agree­ment and con­sent of a majo­rity of the peo­ple of Northern Ireland(..)

(…)it will be a bin­ding obli­ga­tion on both Govern­ments to intro­du­ce and sup­port in their res­pec­ti­ve Par­lia­ments legis­la­tion to give effect to that wish (…)

- Reco­no­ci­mien­to de la nacio­na­li­dad irlan­de­sa de libre elec­ción para la ciu­da­da­nía de Irlan­da del norte.

(…)recog­ni­se the birth­right of all the peo­ple of Northern Ire­land to iden­tify them­sel­ves and be accep­ted as Irish or Bri­tish, or both, as they may so choose(…)

http://www.taoiseach.gov.ie/attached_files/Pdf%20files/NIPeaceAgreement.pdf

Esto fue y no nin­gu­na otra cosa las bases del pro­ce­so de paz norir­lan­dés. Una reso­lu­ción polí­ti­ca de la mis­ma mane­ra que en Sudá­fri­ca fue­ron otras reso­lu­cio­nes polí­ti­cas su base.

No es muy dife­ren­te en Colom­bia. Ha sido prin­ci­pal­men­te el accio­nar de las FARC-EP lo que ha logra­do una serie de acuer­dos polí­ti­cos y sen­tar a la mesa de La Haba­na al gobierno nar­co para mili­tar colom­biano. El pro­ce­so en Colom­bia sigue abier­to y fal­ta por alcan­zar­se más acuer­dos pero una cosa tie­ne cla­ra la insur­gen­cia colom­bia­na. Al con­tra­rio de lo que afir­ma Brian Currin han recha­za­do todo tipo de “jus­ti­cia transicional”.

Bien, tenien­do en cuen­ta todo esto, resul­ta muy extra­ño que Brian Currin no pue­da enten­der y afir­me que no ten­ga nin­gún sen­ti­do lo que está pasan­do en Eus­kal Herria. Pues tie­ne un sen­ti­do total y es per­fec­ta­men­te entendible.

No habien­do pro­ce­so de paz en Eus­kal Herria, ya que no se ha crea­do la base de nin­gún acuer­do que resuel­va polí­ti­ca­men­te el con­flic­to y no sin­tien­do los esta­dos nin­gún tipo de pre­sión, no se ven en la nece­si­dad de impli­car­se en nada de nada. La lógi­ca de esto es aplastante.

Cla­ro que si echa­mos cuen­tas por otro lado, podría­mos lle­gar a la con­clu­sión de que el pro­ce­so no está sien­do ni ha sido de paz, sino de un inten­to de des­man­te­la­mien­to de Eus­ka­di Ta Aska­ta­su­na. Así por ejem­plo lo ve Loka­rri y por eso se ha disuel­to ya. O así lo ve el PNV y por eso pide que se sigan dan­do pasos en recha­zar a ETA.

El caso es que hoy por hoy el pro­ce­so de paz que no es pro­ce­so de paz no supo­ne nin­gu­na alter­na­ti­va ni para solu­cio­nar el con­flic­to, ni sus con­se­cuen­cias ni nada que se le parez­ca. Ha ser­vi­do para inten­tar sacar a ETA de la ecua­ción polí­ti­ca, no solo mili­tar, y para que los pre­sos hagan lo que no han hecho ni tie­nen inten­ción de hacer.

Enton­ces ante este pano­ra­ma solo le que­da a Brian Currin decir que pon­ga­mos las espe­ran­zas en el exte­rior. En nada más y nada menos que en los esta­dos espa­ñol y fran­cés por­que pue­de que lle­guen a cam­biar algún día. O sino, como en los manua­les mila­gro­sos de auto-ayu­da que nos cam­bie­mos a noso­tros mis­mos y así cam­bia­rá el mun­do. Algo que sue­na muy bien qui­zás para los budis­tas o para los que leen libros sobre el kar­ma pero que no tie­ne mucho que ver con la reali­dad del motor de la his­to­ria que no es otro más que la lucha de cla­ses y de los pue­blos. Y es ahí en esa lucha de cla­ses y del pue­blo don­de encon­tra­re­mos la alter­na­ti­va para ter­mi­nar con el con­flic­to. Que en reali­dad no tie­ne mayor mis­te­rio que sobre­po­ner­se a la opre­sión, como se esce­ni­fi­ca des­pués es secun­da­rio. Pero esce­ni­fi­car algo que no se ha dado siem­pre aca­ba en frustración.

La paz en Eus­kal Herria lle­ga­rá cuan­do no exis­ta el con­flic­to polí­ti­co que ha gene­ra­do que no haya paz ni siga habién­do­la. Todo lo demás será eso, otra cosa. Y mien­tras no vaya­mos gene­ran­do con­di­cio­nes de rup­tu­ra con esa opre­sión, cen­trar las expec­ta­ti­vas de un pro­ce­so de paz que no es pro­ce­so de paz como algo que pue­da ir tra­yen­do la solu­ción y la paz sim­ple­men­te nos está ale­jan­do de ella y hacien­do des­apa­re­cer un con­flic­to sin que haya des­apa­re­ci­do para nor­ma­li­zar­nos en una situa­ción anor­mal mien­tras se van des­ten­sio­nan­do las fuer­zas que han lucha­do y luchan por la liber­tad de Eus­kal Herria. A no ser cla­ro, que pen­se­mos que ETA ha sido y es el con­flic­to. En ese caso cha­pó. Pero.. el con­flic­to sigue sin solu­cio­nar­se, Eus­kal Herria sigue opri­mi­da nacio­nal y social­men­te, las con­se­cuen­cias del con­flic­to siguen apilándose.

brian-currin

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *